Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los Astros, alegadamente, colocaron una cámara en el jardín central del Minute Maid Park para espiar las señales de los receptores contrarios. Según varios expeloteros boricuas, los equipos siempre han intentado robar las señales. (AP / Archivo)
Los Astros, alegadamente, colocaron una cámara en el jardín central del Minute Maid Park para espiar las señales de los receptores contrarios. Según varios expeloteros boricuas, los equipos siempre han intentado robar las señales. (AP / Archivo)

Cuando Carlos Baerga jugaba para los Indians de Cleveland en 1994, notó que sus rivales de división White Sox de Chicago bateaban de manera muy exitosa en su parque. Baerga reconocía el talento de aquella escuadra, pero el resultado de la ofensiva era muy exagerado. Algo no estaba bien.