El pelotero, que tiene una prótesis en su pierna izquierda, conectó un imparable en su primer turno

Fajardo - Como hicieron hoy varios jóvenes peloteros alrededor de toda la isla, Alex Gabriel Torres se levantó temprano y se dirigió junto a su familia al Complejo Deportivo de Fajardo para participar en su primer partido en un Torneo de Excelencia.

El cayeyano de 18 años fue invitado por la Asociación de Escuchas para participar junto al equipo de la Coliceba Juvenil de este prestigioso evento, vitrina para los mejores prospectos que son elegibles para el venidero sorteo de las Grandes Ligas.

Algo nervioso y ansioso, al llegar al parque Los Trebol, Torres se sentó junto a sus compañeros de equipo en el primer juego de la jornada inaugural de dicho torneo.

No estuvo en la alineación regular, pero en la sexta entrada fue llamado para batear de emergente.

El bateador zurdo, de 5′11″ de estatura, trabajó bien el conteo y lo llevó a 3-2 antes de conectar una línea silbante de hit al predio izquierdo. Los asistentes en la gradas se levantaron a aplaudirlo y sus compañeros de equipo lo recibieron en el dugout con abrazos y palmadas cuando fue sustituido por un corredor emergente al llegar a primera.

El episodio antes contado no parece algo distinto ni especial en el béisbol.

Empero, el hecho distinto y destacable del asunto es que Torres es un jovencito que juega béisbol con una prótesis en su pierna izquierda debido a una condición al nacer. Su pierna no se desarrolló, lo que resultó en una amputación.

Luego del batazo, Torres reaccionó con mucha emoción al hablar con El Nuevo Día.

“Estoy muy emocionado de haber podido dar ese hit. Lo di de línea”, dijo riendo de forma nerviosa.

Alex Gabriel Torres es felicitado por sus compañeros.
Alex Gabriel Torres es felicitado por sus compañeros. (David Villafane/Staff)

Torres, un inicialista que fildea a la derecha, pero batea a la zurdo, había ansiado la oportunidad de poder participar en el juego, aunque estaba claro que la decisión era de su dirigente. No había una certeza que fuera a hacerlo hoy, miércoles, primer día del torneo.

Simplemente, con mucha humildad, dijo estar agradecido por la invitación de poder participar en el Torneo de Excelencia.

“Esta es una experiencia que nunca voy a olvidar. Es un privilegio el haber sido invitado por los escuchas. Es algo que hay que aprovechar”, expresó.

Antes del partido, Torres había adelantado que estaba “ansioso por cogerme un turno, pero no depende de mí. Si me dan un turnito hay que aprovecharlo”.

Y así fue para el joven pelotero, que forma parte del equipo Bravos7 de Cidra en la Coliceba Juvenil.

Aunque es un jugador destacado en su equipo, Torres jamás pensó que sería invitado para tomar parte de este evento, que comenzó oficialmente el miércoles y se extenderá hasta el sábado.

“Fijate, yo no pensé que me iban a invitar. Me sentí emocionado. No había tenido este privilegio y ahora voy a estar aprovechándolo”, compartió. “No es fácil competir en este nivel, pero hay que seguir batallando. Me veo como uno más y eso es lo que importa”.

En su turno, el estudiante de la Universidad Ana G. Mendez demostró paciencia en el plato y tranquilidad. Sobretodo, evidenció un sentido agudo de la zona del strike.

“Cuando llegué, me sentí un poquito nervioso. Pero cuando entré al terreno de juego, me sentí mejor. Es normal para mí. A pesar que aquí hay escuchas, me sentí normal”, sostuvo. “A pesar de mi condición, yo he salido hacia adelante con mis nuevas prótesis. Eso es paso a paso. Trato de dar lo mejor de mí, sea como sea. Me siento súper orgulloso con lo que estoy haciendo ahora mismo”.

“Nunca se quiten”

Estudiante de Entrenamiento Deportivo, Torres envió un mensaje a todos aquellos jóvenes que tienen algún tipo de condición física que no les permita desarrollarse al máximo en cualquier disciplina del deporte.

“Nunca se quiten y, a pesar de las condiciones, sigan hacia adelante y persigan su sueño. Como lo estoy haciendo yo, así mismo lo pueden hacer los demás”.

Por otro lado, su progenitora Neida Luz Roldán admitió que su muchacho estaba nervioso antes de viajar de Cayey a Fajardo para el partido.

“Cuando esta mañana se levantó estaba ansioso, nervioso, porque era la primera vez que le hacían una invitación para un Torneo de Excelencia. Lo que hicimos fue reunirnos el papá, los hermanos y yo e hicimos una oración y le pedimos que lo disfrutara al máximo”, narró.

“Yo le dije: ’vívelo, gózatelo y móntante en el tren’. Es un muchacho humilde y tímido”, concluyó la orgullosa madre.

💬Ver comentarios