El boricua Kike Hernández fue puro veneno para el pitcheo de los Rays en la serie.
El boricua Kike Hernández fue puro veneno para el pitcheo de los Rays en la serie. (Michael Dwyer)

El boricua Kike Hernández, simplemente, tuvo una serie de ensueño ante los Rays de Tampa Bay para ayudar a los Red Sox de Boston a adelantar a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

En las tres victorias de los Red Sox, Hernández jugó un papel importante, principalmente, con el madero.

En esos tres partidos bateó para .563 con dos jonrones y seis carreras remolcadas, incluyendo el elevado de sacrificio que le dio otra dramática victoria a los Red Sox, esta vez, 6-5 en la novena entrada en el cuarto choque para ponchar el boleto a la siguiente etapa de la postemporada.

En total, Hernández promedió .450 y también anotó cuatro carreras en cuatro partidos. Para esta temporada firmó como agente libre con Boston por dos años y $14 millones.

Tras irse en blanco en el primer partido en cuatro turnos, Hernández tronó el bate con autoridad en los siguientes partidos para establecer dos marcas en la franquicia de los Red Sox en la postemporada.

En el segundo juego, Hernández bateó de 6-5 con cuatro extrabases al pegar tres dobles y un jonrón. Fue el primer jugador de la franquicia en conectar cuatro extrabases en un juego de playoffs.

Y en el tercer choque pegó de imparable en los primeros tres turnos para convertirse en el primer jugador de Boston en pegar de incogible en siete apariciones seguidas.

Y la noche del lunes tuvo el momento grande al pegar el elevado de sacrificio en la novena entrada con el juego empatado 5-5 y darle otro momento sublime al equipo, cuando la noche anterior venían de ganar en 13 entradas con un jonrón de dos carreras de Christian Vázquez.

El lunes, Vázquez, de paso, abrió la novena entrada con sencillo y luego fue reemplazado en la tercera base por un corredor emergente, antes del batazo de Hernández. Vázquez bateó para .375 en la serie.

💬Ver comentarios