Steven Ondina comenzará en agosto una carrera universitaria en Florida International. (GFR Media)
Steven Ondina comenzará en agosto una carrera universitaria en Florida International. (GFR Media)

Antes del sorteo de novatos de las Grandes Ligas, Steven Ondina ya sabía lo que quería.

Por tal razón, al momento de recibir una oferta de $850,000 durante la tercera ronda en el segundo día del draft el pasado jueves y entender que merecía una mejor bonificación, al prospecto boricua no le dio el 'frío olímpico' para rechazarla y así aceptar una beca de la Universidad de Florida International (FIU) para comenzar en agosto una carrera en el béisbol de la NCAA, antes de ser elegible nuevamente al sorteo en tres años.

El padre del jugador, Samuel Ondina, precisó que la organización de los Indians de Cleveland hizo este ofrecimiento en la tercera ronda. Esta cantidad de dinero es superior al valor del turno (95) que ascendía a $610,800. Samuel no reveló la expectativa económica de su hijo.

Sí dijo que otros dos equipos también se interesaron en los servicios de su hijo: los Angels y los Dodgers, ambos de Los Ángeles. Steven también recibió ofertas en la cuarta y quinta ronda, agregó su progenitor.

Ciertamente, resultó sorpresivo que un joven de escuela superior, de 18 años, declinara un ofrecimiento de tal magnitud. Steven admitió que la determinación fue difícil.

“No fue una decisión fácil, tomando en consideración que soy un joven acabado de graduarme de high school con una oferta de 850K”, reaccionó el joven campocorto en unas declaraciones escritas enviadas a El Nuevo Día.

“Fue un proceso de más de un mes analizando con mis padres el mínimo que aceptaríamos, considerando todos los factores reales a los cuales me enfrentaría”, agregó.

Steven detalló en cuatro puntos sus razones para rechazar la oferta de los Indians. Algunos puntos están relacionados a las medidas tomadas este año por Major League Baseball (MLB), tras el impacto económico en las organizaciones por el COVID-19. Y también menciona la posible ausencia de una temporada en las Ligas Menores, cuando al momento reina la incertidumbre en cuanto a la celebración de la campaña de las Grandes Ligas.

“Primero: el neto que iba recibir del bono luego de deducciones de taxes, IRS y la agencia (de agentes). Segundo: el tiempo que demoraría en recibir la totalidad del dinero, ya que mucha gente no sabe que según la nueva regla de MLB me otorgarían $100 mil, el máximo este año, 40% (del bono) el año que viene y el restante en el 2022. Tercero: aún no se ha definido qué pasará con el sistema de liga menor. No se sabe cuándo se jugará, y no se sabe cuántos equipos formarían parte de la organización en liga menor. Cuarto: de haber aceptado la oferta no sabría cuánto tiempo me tomaría en llegar a las Grandes Ligas -la cual es mi meta- debido a lo que está pasando hoy día. En promedio me tomaría entre 5-7 años llegar a las Grandes Ligas sin ningún tipo de educación universitaria”, detalló.

Steven, a su vez, entiende que su valor aumentaría con una experiencia de tres años en la NCAA.

Tomando todos esos factores en consideración decidimos que el camino más favorable para mí como persona y como pelotero profesional es ir a colegio. ¿Por qué? Porque comienzo a jugar tan pronto empiece en la NCAA (en agosto) y voy a tener tres años de desarrollo intelectual y como pelotero. Esto me brinda la oportunidad de incrementar mi valor como pelotero considerando el nivel de juego que estaré jugando. A la misma vez, entendemos que es la ruta más corta para llegar a MLB, ya que el pelotero que draftea de colegio sale a jugar Doble A o Triple A, lo cual me acerca más a MLB”, abundó.

Con esta decisión, a Steven le gustaría enviarles un mensaje a los jóvenes desarrollados en la isla que aspiran al béisbol profesional. “Estoy seguro de mi juego, de mi dedicación y del plan que junto a mis allegados diseñamos. El dinero llegará en su momento si me mantengo enfocado en mis metas, a la misma vez es un cambio de cultura que TODOS los puertorriqueños necesitamos hacer, y me llena de orgullo ser el que rompió el frío. Me siento preparado mental, física y académicamente para lo que escogí. Pendientes al draft 2023”, concluyó en el escrito.