Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Alex Cora fungió como coach de banca de los Astros de Houston en 2017. (AP)
Alex Cora fungió como coach de banca de los Astros de Houston en 2017. (AP)

Los hallazgos de la investigación de Major League Baseball (MLB), dada a conocer este lunes, sobre los señalamientos de robo de señales mediante el uso de tecnología por parte de los Astros en 2017 ha provocado la salida de tres dirigentes, A.J. Hinch y los boricuas Alex Cora y Carlos Beltrán, además del despido del gerente general de Houston, Jeff Luhnow.

Tanto Hinch como Luhnow fueron suspendidos por un año antes de ser despedidos por la gerencia de los Astros. Al momento, MLB no ha sancionado a Cora, señalado como el cabecilla del esquema de hurto de señales mientras era coach de banca de Houston. La oficina del comisionado Rob Manfred aún investiga la extensión de esta práctica a los Red Sox de Boston en 2018, año que Cora debutó como piloto de la franquicia y ganó la Serie Mundial. 

No obstante, la noche del martes, la novena de Boston anunció que por acuerdo mutuo, terminaba el acuerdo contractual con el dirigente puertorriqueño.

A continuación, contestamos tres preguntas para entender el escándalo que ha sacudido el mundo del deporte.

¿Qué es el robo de señales en el béisbol?

El robo de señales es una práctica que viene desde el origen del béisbol hace más de un siglo. Por décadas, jugadores y dirigentes han intentado descifrar el lenguaje corporal que hace un lanzador junto con su receptor- del equipo contrario- a la hora de realizar un lanzamiento.

Por ejemplo, un catcher puede extender su dedo índice entre sus piernas para indicarle al lanzador que tire una recta. Dos dedos pueden significar el pedido de un lanzamiento rompiente o una curva. En ocasiones, el lanzador realiza un gesto negativo con su cabeza para pedir otro tipo de lanzamiento. Cuando hay corredores en las bases, en especial en la intermedia, el receptor utiliza una variación de señales para que el pelotero en la almohadilla no decodifique el pedido.

El robo de señas es aceptado, e incluso considerado parte de la tradición del béisbol, siempre y cuando se haga a simple vista. Pero el uso de la tecnología con ese fin está prohibido.

En la historia de las Grandes Ligas, han salido a relucir casos de robo de señales como lo sucedido en 1951 con los Giants de Nueva York. En dicho año, el equipo ganó de manera dramática el banderín de la Liga Nacional sobre los Dodgers de Brooklyn con un jonrón de Bobby Thomson. Pero el diario The Wall Street Journal luego citó al miembro del Salón de la Fama del béisbol, el guardabosque Monte Irvin, al receptor Sal Yvars y el lanzador Al Gettel admitiendo que le robaron las señales a los Dodgers. El reporte del periódico reveló que los Giants espiaban al receptor desde un clubhouse en el jardín central utilizando un telescopio militar, y que luego pasaban la señal al bullpen desde donde con una chicharra transmitían la información al bateador. Yvars admitió que él le pasaba las señales a los bateadores.

¿Cómo los Astros hicieron trampa?

La investigación comenzó cuando Mike Fiers, exrelvista de los Astros quien ahora lanza con Oakland, denunció el robo de señales en un artículo de la revista The Atlantic el pasado 12 de noviembre.

El informe de investigación de las Grandes Ligas indica que los Astros realizaron dos esquemas de hurto de señas en la campaña de 2017, año que ganaron la Serie Mundial.

El equipo empezó a descifrar señales usando la cámara del jardín central en el Minute Maid Park, hogar de los Astros. Un jugador le llevaba la información al dugout, de donde se la pasaban a un corredor en segunda. El corredor descifraba las señales del receptor al lanzador y se la pasaba al bateador. A veces el personal de la sala de análisis de videos transmitía información a través de un reloj inteligente o por teléfono.

Todos los detalles: Lee aquí el informe completo de MLB

Cora empezó a llamar a la sala de videos para pedir información a principios de la temporada. Después de que un grupo de peloteros, incluido el ahora dirigente de los Mets de Nueva York, Carlos Beltrán, analizó cómo mejorar el sistema al cabo de dos meses, Cora arregló para que se instalase en el dugout una pantalla que transmitiese lo que captaba una cámara del jardín central. Los jugadores informaban los lanzamientos golpeando un bate o la pistola de masajes contra el cesto de basura. Dos golpes generalmente indicaban lanzamientos lentos, ningún ruido anticipaba una recta.

El Departamento de Investigaciones de las Grandes Ligas entrevistó a 68 testigos, incluidos 23 peloteros y exjugadores de los Astros, y revisó decenas de miles de emails, mensajes por Slack, mensajes de texto, videos y fotografías.

¿Cuáles serán las sanciones de MLB contra los implicados?

MLB suspendió el pasado lunes a Hinch y Luhnow por un año. Además, el club fue multado por $5 millones. La multa a los Astros es la mayor contemplada por el reglamento constitutivo de las Mayores. Houston perderá asimismo sus dos primeras selecciones de la primera y segunda ronda del sorteo de novatos.

En el caso de Cora, Manfred sugirió que el boricua enfrentará un castigo similar o incluso más severo. El martes, Cora llegó a un acuerdo con los Red Sox para dejar el puesto de dirigente, posición que ocupó por las pasadas dos temporadas, al no querer ser "una distracción para el equipo" en 2020. 

Sobre Beltrán, el comisionado expresó que ningún pelotero será castigado por los eventos ocurridos en 2017. En dicho año, Beltrán jugó su último año en la liga. Sin embargo, los Mets de Nueva York acordaron con el manatieño para que saliera del puesto de mánager apenas tres meses después de su anuncio como piloto de la novena. 

A pesar de que los Astros consiguieron menos triunfos en casa que como visitante (94 contra 110) durante las campañas que robaron señales, Manfred sostuvo que la “la percepción de algunos es que esto sí causa un daño significativo a este deporte”.