(semisquare-x3)
En esta foto del 2012, año en el que anunció su retiro, Iván Calderón posa con los títulos que ganó en el boxeo profesional. (Archivo/Juan Luis Martínez)

 Cuando debutó en el boxeo rentado, el 17 de febrero de 2001 en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, Iván Calderón lo hizo de manera vistosa al noquear en el primer episodio a Sergio Díaz. 

Para entonces, Calderón mostraba el estilo agresivo que le ganó el apodo “El Pequeño Tyson”. Era un peleador frontal que intentaba presionar y no daba tregua.

Su estilo cambió drásticamente ese verano, cuando se dio cuenta de que el estilo avasallador podría causarle un retiro prematuro debido al castigo al que lo exponía.

El 1  de julio de 2001 en San Juan, Calderón tuvo su primer duelo señalado a seis asaltos. Esa noche enfrentó al mexicano José Manuel Ramírez. Temprano en el duelo, Calderón se arrojó en ataque sobre Ramírez y un choque de cabezas le causó una profunda herida en la ceja derecha.

“Eso fue en la Arena Pier 10”, recordó el ex bicampeón mundial.

Me di cuenta de que era más riesgoso porque yo siempre peleaba con tipos mucho más pesados que yo y si sufres una herida así, te complica mucho más la pelea. No puedes ponerte a hacer fuerzas de esa manera con tipos más grandes y más fuertes que tú”, agregó.

Después de vencer a Ramírez por decisión, Calderón optó por usar más su depurado boxeo técnico en vez de presionar a peleadores más corpulentos y fuertes que él.

Hoy día todavía, se nota la cicatriz en la ceja derecha de Iván, como recuerdo silente del cambio táctico que dio temprano en su vida profesional y que muy bien pudo haber alargado su exitosa carrera.


💬Ver 0 comentarios