Camacho (izq) y Chapo Rosario son separados durante la pelea de 1986. Macho diría que Chapo fue el pegador más fuerte que enfrentó. (Archivo) (horizontal-x3)
Camacho (izq) y Chapo Rosario son separados durante la pelea de 1986. Macho diría que Chapo fue el pegador más fuerte que enfrentó. (Archivo)

La hoja profesional de Camacho parece una guía sobre quienes pertenecían a la élite del boxeo en los años ochenta y noventa: venció a Refugio Rojas,  Rafael “Bazooka” Limón, Rafael Solís, José Luis Ramírez, Freddie Roach, Cornelius Boza-Edwards, al oro olímpico Howard Davis Jr,  Ray “Boom Boom” Mancini,  Greg Haugen,  Ray Leonard y dos veces a Roberto “Manos de Piedra” Durán.

No obstante, también cayó en peleas titulares ante Julio César Chávez, Oscar De La Hoya y Félix “Tito” Trinidad.

Sin embargo, su otrora asesor  Ismael Leandry recuerda que el peleador al que le tenía quizás el mayor de los respetos era a uno al que venció en una de las peleas más importantes de su vida: Edwin “Chapo” Rosario.

“Camacho decía que el tipo que más duro pegaba de todos a los que había enfrentado era Chapo”, dijo Leandry. 

Independiente  del resultado, la pelea con Rosario demuestra otra muy importante habilidad de Camacho: ser buen negociante. Para el tan esperado duelo de boricuas en el Madison Square Garden, Don King acordó con Rosario una bolsa de $150,000.

Camacho, que a menudo negociaba sus propios contratos, cobró $500,000.

Fue con esa astucia al negociar que Camacho aseguró múltiples bolsas millonarias, a pesar de que no estaba atado contractualmente a largo plazo con ningún promotor. Por la pelea con Leonard, el zurdo boricua cobró $2 millones. La victoria aplastante sobre Leonard, medallista de oro olímpico en Montreal 1976, le consiguió una pelea inmediata con otro medallista olímpico, Oscar De La Hoya. Por esta, su última megapelea, Camacho cobró $3 millones.


💬Ver 0 comentarios