Miguel Cotto (izq.) admitió que en varias ocasiones, después de algunas reyertas, culminó con dolores de cabeza por los golpes recibidos, pero no fue nada extremo. (Luis Alcalá del Olmo)

El excampeón mundial puertorriqueño de boxeo Miguel Cotto recomendó este martes a las comisiones de boxeo a que realicen rigurosos exámenes pos-peleas a los púgiles para saber su condición médica, esto tras el fallecimiento de un par de peleadores en las pasadas semanas.

"Mi comentario es que deben hacer algún tipo de reglamento para que sea requisito pos pelea", dijo Cotto, el único boxeador puertorriqueño en ganar títulos en cuatro divisiones, tras participar de una rueda de prensa en la isla.

La preocupación de Cotto proviene por las muertes de los púgiles Maxim Dadashev y el argentino Hugo "Dinamita" Santillán hace un par de semanas.

El ruso Dadashev falleció el pasado 23 de julio a sus 28 años tras sufrir lesiones en la cabeza por golpes que recibió el 19 de julio ante el puertorriqueño Subriel Matías en Oxon Hill, Maryland.

Dadashev fue hospitalizado y operado después de la pelea, que fue detenida por su esquina luego del asalto 11 después que Dadashev recibió numerosos golpes a la cabeza.

Por su parte, Santillán, de 23 años, falleció dos días después en un hospital de la provincia de Buenos Aires en el que estuvo internado en coma tras desmayarse cuatro días antes durante la lectura del fallo de su pelea con el uruguayo Eduardo Abreu por el título latino plata ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Santillán fue asistido en el cuadrilátero, le dieron oxígeno y fue trasladado al hospital San Felipe, donde fue internado en terapia intensiva.

"Es difícil pensar en una solución", indicó Cotto, quien tuvo una carrera en el boxeo de 27 años, la cual finalizó el 2 de diciembre de 2017.

Cotto terminó su carrera con palmarés de 41 victorias y seis derrotas.

El expúgil boricua mencionó que la pérdida de peso excesiva puede influir en el lamentable desenlace.

Cotto admitió que en varias ocasiones, después de algunas reyertas, culminó con dolores de cabeza por los golpes recibidos, pero no fue nada extremo.

"Gracias a Dios durante mi carrera, se hicieron las cosas como se debieron hacer", afirmó.

Cotto, no obstante, se sinceró al decir que "el grosor de los golpes que recibe un boxeador, son en las sesiones de entrenamiento".

Detalló que los boxeadores realizan sesiones de "guanteo" entre tres y cuatro veces a la semana por aproximadamente 10 semanas antes del día de la pelea, mientras que la reyerta es un solo día.

"Es obligación del entrenador ver y entender que si el boxeador recibió castigo excesivo en este 'guanteo', pues debe retenerlo uno o dos días de cara a su pelea. El día más importante en mis campamentos era el día de la pelea. Es el ojo del entrenador el que tiene que estar pendiente de todo", afirmó.

Sobre la situación que el puertorriqueño Matías ha enfrentado luego del fallecimiento de su oponente, Cotto dijo que el púgil boricua "no debe sentirse mal", pues "eso no está en tus manos".

"Subiste a hacer tu trabajo, a hacer la pelea y no salió como esperaba. Pesa, pero tú fuiste a hacer tu trabajo. Estamos en un deporte muy cruel, que es el boxeo, y le haces daño a tu oponente. Y creo que Subriel no debe sentirse mal", puntualizó.


💬Ver 0 comentarios