Tito Trinidad acudió al tribunal junto a su padre, Félix Trinidad. (GFR Media / Vanessa Setta Díaz)

El exmúltiple campeón mundial Félix “Tito” Trinidad se mostró este jueves preocupado porque todavía no ha podido llegar a un acuerdo con el Banco Popular para evitar un embargo de sus bienes como parte del pleito que mantienen las partes desde el 2013.

“Mi mayor preocupación es que el Banco Popular ha seguido con la insistencia de querer embargarme todas mis propiedades, vehículos, y todo el dinero que pueda tener. Es abusivo y malintencionado porque yo les demostré a ellos que no tengo culpa de nada”, apuntó Trinidad al salir una vista en la sala del juez Arnaldo Castro Callejo en el Tribunal de San Juan.

Durante esta vista, los abogados de ambas partes conversaron sobre el estado de las deposiciones de los testigos y coordinaron fechas para reunirse ante de las vistas para ver -precisamente- el asunto del embargo, que están calendarizadas para el 27 y 28 de febrero.

“La culpa es totalmente de ellos. Yo confié en el Banco Popular, en Popular Securities, en Josean Ramos, Zaida Montalvo, confié en ellos y puse todo mi dinero en manos de ellos porque tenían las mejores personas para manejar mi capital, que con tanto esfuerzo me gané junto con mi padre y mi manejador”, agregó el exboxeador, que manifestó que las movidas del Banco Popular apuntan a ser un esquema para “asesinar sus finanzas”.

Con esta apreciación coincidió uno de sus abogados, el licenciado Eric Quetglas, quien expresó que el Banco Popular pretende despojar al excampeón mundial en las 147, 154 y 160 libras de todo su dinero.

“A los boxeadores siempre quieren hacerlos volver a pelear. Se retiran, buscan la manera de endeudarlos y la única salida es que vuelvan a pelear. ¿Quién se beneficia de todo esto? Los que están detrás, el banco, Popular Securities… Tito llegó allí con dinero suficiente para el resto de su vida. Lo puso en manos del banco, y no solamente lo hacen perder (dinero), si no que ahora le dicen que él le debe al banco $15 millones y le quieren quitar todo lo que tiene”, dijo el abogado.

Quetglas sostuvo que ellos han tratado de llegar a un acuerdo con el Banco Popular para evitar el embargo de los bienes de su cliente, pero no han podido finiquitarlo. “No ha habido un acuerdo. El juez trató de ver si se estipulaban ciertos hechos o documentos para simplificar la vista, pero no se llegó a un acuerdo”, reiteró.

A mediados del pasado mes de noviembre, el Banco Popular presentó una moción en el tribunal para pedir el embargo de los bienes de Trinidad aduciendo que temían no poder recibir dinero si ganan el caso que incoaron contra el excampeón mundial para cobrar una línea de crédito de $22 millones. El razonamiento de la institución se basa en unos documentos financieros que muestran que el valor neto activo de Trinidad bajó de $27 millones en 2010 a $1.6 millones en 2016.

En cuanto al caso que se sigue en la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera (Finra, por sus siglas en inglés), Quetglas informó que llevan “casi un mes de vistas” y que solo han declarado tres testigos. “Va lento, pero va en progreso”.

Este caso comenzó en 2013 cuando Trinidad presentó una reclamación ante la Finra por un alegado mal manejo de sus inversiones por parte del Banco Popular. Luego, la representación legal del exatleta radicó un interdicto para paralizar unas gestiones de cobro de la mencionada institución financiera de una línea de crédito de $22 millones. Ante ese escenario, el banco demandó al exboxeador para cobrar el préstamo. Trinidad contrademandó para solicitar la cancelación del préstamo, y que sea declarado nulo.


💬Ver 0 comentarios