El pareo entre Tito Trinidad y Oscar de la Hoya fue catalogada como la Pelea del Milenio, pero el encuentro resultó en uno anticlimático. En la foto, Trinidad golpea a De la Hoya.  (AP / Eric Risberg) (horizontal-x3)
El pareo entre Tito Trinidad y Oscar de la Hoya fue catalogada como la Pelea del Milenio, pero el encuentro resultó en uno anticlimático. En la foto, Trinidad golpea a De la Hoya. (AP / Eric Risberg)

Si el 1994 fue el año en el que Félix "Tito" Trinidad se estableció como uno de los mejores peleadores del planeta, las temporadas 1999 y 2000 fueron las que lo colocaron como uno de los mejores de todos los tiempos.

Fueron seis victorias en 24 meses para Trinidad, incluyendo tres sobre ganadores de oro olímpico, tres sobre rivales invictos y dos en combates unificatorios.

Tito abrió el 1999 con una dominante victoria sobre Pernell Whitaker, uno de los peleadores técnicos más completos en la historia del deporte. El apodado “Sweet Pea” había reinado en las 135, 140, 147 y 154 libras, y tenía triunfos en peleas de campeonato sobre Jake Rodríguez, Wilfredo Rivera, Juan Nazario y Santos Chino Cardona.

Whitaker había cedido la corona peso welter en una controversial derrota por decisión ante Oscar De La Hoya, a quien incluso derribó durante el combate. Su habilidad técnica y bravura sin embargo no fueron suficientes ante Tito, quien lo derribó en el round dos, le quebró la mandíbula y lo apaleó camino a un cómodo triunfo por decisión unánime.

Próximo en su agenda estaba una defensa mandatoria ante el colombiano Hugo Pineda, a quien Trinidad despachó en cuatro asaltos. Esta resultó ser la última pelea de título mundial de Trinidad en Puerto Rico.

La cómoda victoria sobre Pineda dejó la mesa servida para la Pelea del Milenio, en la que Tito enfrentó a Oscar De La Hoya.  Tras varios años de expectativa, el muy comentado duelo resultó anticlimático, con Trinidad ganando vía decisión mayoritaria luego que De La Hoya evadiera el combate durante la segunda mitad del encuentro.

Cuando no se concretó la revancha inmediata con De La Hoya, el boricua optó por subir de división y retar a David Reid, entonces invicto campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en las 154 libras. Se enfrentaron el 3 de marzo del 2000 en Las Vegas y -como le sucedió a varios rivales de Trinidad- los primeros asaltos le favorecieron al estadounidense, quien sacudió al retador con varias derechas e incluso lo derribó en el round tres. Tito comenzó a poner el pie en el acelerador del round cuatro  en adelante y lastimó claramente a Reid en el séptimo, enviándolo a la lona. Reid se repuso de esa caída y de tres más en el fatídico round once en el que le pegó casi de abuso, camino a una victoria por amplia decisión unánime.

Trinidad tuvo una defensa mandatoria ante Mamadou Thiam el 22 de julio en Miami. Tito desmanteló al retador con sus potentes y certeros jabs y ganchos zurdos, camino a un triunfo por nocaut en tres episodios.


💬Ver 0 comentarios