Félix Verdejo e Ismael Salas han trabajado juntos desde finales del pasado año. (Suministrada Top Rank)

La rapidez y la fortaleza que demostró Félix “El Diamante” Verdejo en su explosiva victoria por nocaut en su última reyerta ante el estadounidense Will Madera, pareció complacer a todos los que tuvieron la oportunidad de observar el combate celebrado en la llamada “burbuja” de Top Rank en Las Vegas.

El entrenador del boricua, el cubano Ismael Salas, tampoco pudo sustraerse al asombro que causó la victoria por nocaut en el primer asaltode Verdejo, que dio la impresión de recordar a “El Diamante” en la primera etapa de su carrera profesional.

“El muchacho con el que peleó Félix era un muchacho invicto, y aunque no se había visto mucho en la televisión, venía con un buen récord. Era un hombre para derrotar. A mí —verdaderamente— me gustó la forma en que hicimos la pelea porque es parte de mi forma de trabajar”, dijo Salas en entrevista con El Nuevo Día.

“Los avances que Félix ha hecho conmigo han sido verdaderamente rápidos. Yo no esperaba que fuera tan rápido. Yo he tenido varios peleadores que han llegado con peleas perdidas y eso, y me ha costado un poquito más de trabajo ponerlo en niveles mundiales, como fue el caso de Jorge Linares y Yordenis Ugás”, recordó el veterano entrenador al referirse al peleador venezolano y cubano, respectivamente.

El equipo de Verdejo anunció que Salas sería el nuevo entrenador en noviembre del pasado año. Así las cosas, el cubano se convirtió en el segundo entrenador del boricua, luego que el exolímpico se separara de Ricky Márquez. De hecho, el técnico cubano estuvo al frente de la preparación de Verdejo para su combate ante Manuel Rey Rojas, al que derrotó por decisión unánime en enero, y para la pelea de Madera la semana pasada.

Salas puntualizó que la mayor diferencia entre el primer campamento de Verdejo y este último radicó en que el peleador puertorriqueño no tenía lesiones.

“Él no tenía ningún problema de la mano ni del codo. Para mí —como entrenador— es importante llevar a los muchachos saludables, libres de lesiones. Gracias a Dios, llevamos a Félix saludable”, puntualizó.

El entrenador agregó que la impresión que dejó Verdejo fue tan buena, que el fundador de la compañía Top Rank, Bob Arum, lo llamó para decirle que se prepararan para la próxima pelea, la cual podría ser ante un peleador establecido en el ambiente boxístico. Todavía no hay nombres de posibles oponentes. “Esto significa que ellos (Top Rank) ya quieren mover a Félix al ‘next level’ (siguiente nivel)”.

La pelea sería para septiembre. “Lo que sí me dijeron es que sería un nombre (un boxeador reconocido), y es lo que yo quisiera. Yo quisiera que Félix vaya al otro nivel porque ya es hora. Por supuesto, tenemos que seguir trabajando bien duro porque siempre hay algo que mejorar”.

De hecho, Salas espera que Verdejo regrese a Las Vegas en agosto para continuar con el plan de entrenamiento.

Lomachenko para el 2021

Salas, a su vez, no le dio mucho color a la petición que hizo su pupilo de querer medirse al campeón del título ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Organización Mundial de Boxeo (OMB), el ucraniano Vasiliy Lomachenko, pues entiende que es lógico que Verdejo quiera esa oportunidad titular. Sin embargo, Lomachenko tiene en agenda una pelea de unificación de título ante el boxeador estadounidense de origen hondureño, Teófimo López, quien posee el cinturón de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Este combate está pautado para septiembre.

“Lomachenko es el mejor de las 135 libras en estos momentos y uno de los mejores libra por libra de este momento. Él (Verdejo) pidió a Lomachenko, pero es obvio que eso no pasaría en estos momentos. Si llegase a pasar, sería para el próximo año, en el 2021”, puntualizó Salas.