José Pedraza viene de obtener una victoria por decisión unánime sobre Mikkel LesPierre el pasado 2 de julio. (Suministrada / Top Rank)

El excampeón junior ligero y ligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), el puertorriqueño José Pedraza, se acerca cada vez más a su ansiada oportunidad para buscar un tercer título en igual número de divisiones, razón por la que sabe la importancia de su próxima pelea del 19 de septiembre en Las Vegas.

Pedraza, con marca de 27-3 y 13 nocauts, realizará apenas su tercera pelea en las 140 libras desde que debutó en dicho peso hace un año, esta vez enfrentando al californiano Javier “El Intocable” Molina como parte de un minitorneo en esa división.

El combate contra Molina, con foja de 22-2 y nueve nocauts, será en la llamada “burbuja” del MGM Grand Conference Center en Las Vegas, en el turno estelar de la cartelera que se transmitirá desde las 10:00 de la noche por ESPN+ junto a la coestelar.

“Estoy bien contento. Son oportunidades que se nos presentan. Fui dos veces campeón mundial, y en esta nueva división es momento ya de pelear con la elite, para tener esas grandes oportunidades con los grandes boxeadores y la oportunidad titular que tanto anhelo”, dijo Pedraza, quien partirá el martes hacia Las Vegas.

Molina a simple vista es un peleador con cualidades similares al boricua, no solo por el récord. Mide 5′10″, dos pulgadas más que Pedraza, quien a su vez tiene 70.5″ pulgadas de alcance, 2.5 más que el californiano. En cuanto a su estilo, es un peleador que busca más el boxeo, al igual que Pedraza, quien admite que esto podría causar un poco de problemas.

“No he visto mucho de él pero sí es un boxeador alto que utiliza bien el alcance. No te sabría decir de su pegada y fortaleza. Pero por lo que vi, utiliza muy bien su distancia. Las peleas que ha hecho han sido un poco aburridas pero más bien porque boxea mucho. Puede causar un poco de problemas. Pero, nada, yo siempre he peleado bien con peleadores altos”, agregó Pedraza, quien luego de debutar en las 140 libras el 14 de septiembre de 2019 con un revés por decisión ante el también californiano José Zepeda, solo ha hecho una pelea debido a los atrasos que causó la pandemia.

El cidreño viene de vencer por abierta decisión unánime a Mikkel LesPierre, el 2 de julio en el mismo escenario en que combatirá el próximo sábado. El pleito con Molina debía haberse celebrado el 9 de mayo en California, pero la cartelera que encabezaban el campeón de las 140 libras en el CMB y la OMB, José Ramírez y Viktor Postol, fue cancelada por el COVID-19.

Se prevé que esa división deje cuatro vacantes titulares, por lo que Pedraza podría ir tras una de las coronas de algunos de los organismos mundiales, si vence primero a Molina.

Como explicó el portavoz local de la empresa promotora que representa a Pedraza, Top Rank, otras peleas en el llamado minitorneo serán las de Alex Saucedo vs. Arnold Barbosa, y la de Ivan Baranchyk contra Zepeda. Los ganadores se posicionarán para luego enfrentar oportunidades por el título en la división, ya que los dos campeones actuales van por rumbos distintos.

Ramírez viene de vencer a Postol el pasado 29 de agosto, y espera por un potencial combate unificatorio con el poseedor de las otras dos fajas de las 140, el británico Josh Taylor (AMB y FIB), explicó Gardy López, de Top Rank. Taylor debe superar primero a Apinun Khongsong el próximo 26 de septiembre. Si luego se concreta la pelea unificatoria de Ramírez vs. Taylor, el vencedor se convertiría en campeón indiscutido y López destacó que ya se comenta que el perdedor subiría de división para retar en las 147 libras al invicto campeón mundial de la OMB, Terrence Crawford.

“Eso dejaría entonces disponibles cuatro títulos vacantes, para que todos esos que están en el minitorneo, pues peleen”, explicó López para subrayar la importancia del combate para Pedraza.