Eric Quetglas (al centro) sometió una moción que detalla las cifras de dinero que presuntamente Banco Popular le dejó de pagar a Tito Trinidad desde el pasado abril. ([email protected])

Los representantes legales de Félix “Tito” Trinidad reclaman que la deuda que Banco Popular tiene con ellos por concepto del incumplimiento de pago de dividendos por intereses de un acuerdo que existe entre las partes y que data desde el 2014 asciende a $1,011,300.

Dicho balance está estimado a 30 de octubre de 2020, según lo establece una moción radicada por Eric Quetglas, principal abogado del Trinidad, ante la consideración del juez Anthony Cuevas Ramos, del Tribunal de Primera Instancia en San Juan.

La institución financiera y Trinidad habían acordado que se le haría una transferencia mensual de $90,000 a una cuenta personal del excampeón mundial en tres divisiones del boxeo. Quetglas ha argumentado que dicho acuerdo no ha sido honrado desde el pasado abril, lo que representa un balance de $630,000.

Por otro lado, presuntamente Banco Popular dejó de facilitarle a Trinidad otros $63,550 mensuales para gastos personales. Dicha cifra debía ser depositada en una cuenta en Oriental Bank. Para los meses de mayo a octubre de 2020, el balance asciende a $381,300.

El 22 de octubre, Cuevas Ramos le solicitó a los abogados de Trinidad una certificación de la reclamación antes de resolver la petición. En marzo de 2018, el juez Cuevas Ramos decidió a favor de Trinidad e instruyó que la principal institución financiera de Puerto Rico debía pagar $873,659 relativo al acuerdo que tenían las partes desde el 2014 y el cual dejaron de pagar alegando que los fondos seguían disminuyendo y ponían en riesgo que el banco pudiera recuperar la deuda que reclama al expeleador. En septiembre de ese año, Trinidad recibió poco más de $2 millones.

También continúa pendiente a ser resuelta una Solicitud Urgente de Remedio Provisional de Aseguramiento de Deuda que Banco Popular radicó en noviembre de 2019 para que se le conceda el derecho de retener unos activos que mantiene el exboxeador para satisfacer una deficiencia en una línea de crédito de $22 millones que obtuvo en el 2010.

El juez Cuevas Ramos no ha decidido sobre la solicitud de Banco Popular.

Banco Popular ha dicho en el pasado que ha intentado varias veces llegar a un acuerdo con Trinidad. Ambos se han demandado. Por un lado una demanda de Trinidad contra el banco en la que le reclama por presuntamente haberle mal asesorado en sus inversiones, y por otro una demanda de Popular contra Trinidad en la que reclama que se le pague por un préstamo de $22 millones que le hizo al exboxeador para 2010, y del que restan aún por pagar unos $14 millones.