Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Una estatua del boxeador adorna la entrada del estadio Pedro Montañez en Cayey. (Archivo / GFR Media)
Una estatua del boxeador adorna la entrada del estadio Pedro Montañez en Cayey. (Archivo / GFR Media)

Pedro Montañez logró reincorporarse tras el revés titular ante Lou Ambers y ganó 24 de sus próximas 26 peleas —con un revés y un empate— para colocarse como retador del entonces campeón welter, Henry Armstrong, considerado como uno de los 10 mejores peleadores de todos los tiempos. 

El combate subió a tarima el 24 de enero de 1940 en el Madison Square Garden. Montañez, que no era un peso welter natural, cayó por nocaut a los 47 segundos del noveno asalto. Pedro peleó una vez más, perdiendo por decisión ante George Martin el 29 de octubre del mismo año en Brooklyn.

En una época en la que era común que los peleadores de primera clase tuvieran cifra de dos dígitos en la columna de derrotas, Montañez colgó los guantes con apenas ocho derrotas.

Su marca oficial varía de acuerdo a las fuentes: boxrec.com lo coloca con 91-8-4 con 51 nocauts, mientras que su biógrafo Luis Pastor Canales lo pone en 93-8-9 con 53 nocauts.  

En 1941, regresó a vivir a tiempo completo en Cayey y comenzó a laborar como árbitro y juez de boxeo aficionado. En Cayey murió en 1996, literalmente a pasos de donde nació.

Pedro se consideró siempre un jibarito de Cayey, sobre todo. Eso era bien importante para él”, dijo Pastor Canales.

Desde 2007, sin embargo, Pedro también ganó otro calificativo: inmortal del boxeo. En ese año, “El Torito de Cayey" fue exaltado al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

En el 2012, se inauguró el estadio de béisbol Pedro Montañez en su pueblo de Cayey. La instalación tiene una estatua del fenecido boxeador en su frente y es la que acompaña esta nota.