En el 2014, Félix "Tito" Trinidad, a la izquierda junto a su progenitor, comenzó una disputa contra Banco Popular en los tribunales para salvar parte de la fortuna que generó en el boxeo. ([email protected])

Un panel integrado por tres jueces del Tribunal de Apelaciones en San Juan acogió la petición presentada el miércoles por los abogados de Banco Popular de Puerto Rico para revisar la determinación del juez Anthony Cuevas Ramos que ordena a la institución financiera depositar $1.1 millón en dos cuentas bancarias que pertenecen al excampeón mundial de boxeo Félix “Tito” Trinidad.

Los jueces atendieron una Urgente Solicitud en Auxilio de Jurisdicción y le concedieron hasta las 4:00 p.m. del miércoles a la representación legal de Trinidad para que sometiera una respuesta por escrito. Debido a que los documentos no llegaron a tiempo al Tribunal de Apelaciones, los jueces decidieron “ha lugar” a la petición de Banco Popular y ordenaron la paralización de la decisión de juez Cuevas Ramos.

Banco Popular debía depositar la suma de $720,000 a una cuenta personal de Trinidad, así como los intereses acumulado a razón de 4.25%. Además, consignar $444,800, además los intereses acumulados a razón de 4.25%, a otra cuenta en Oriental Bank también de Trinidad.

La decisión de Cuevas Ramos era que el banco tenía 24 horas para hacer las transferencias. Solicitó una reconsideración que fue denegada y acudió al Apelativo para la paralización de los pagos”, explicó Eric Quetglas, principal abogado de Trinidad en el pleito que el expúgil lleva contra Banco Popular.

En el 2014, Trinidad radicó una demanda amparado en los argumentos de que funcionarios de la institución no lo asesoraron adecuadamente para velar por unas inversiones que había iniciado cuando era cliente de Wells Fargo. En aquel momento, Trinidad transfirió una línea de crédito que alcanzó los $20 millones bajo la asesoría de José “Pepe” Ramos, quien por años formó parte de su séquito como intérprete.

Además, ese mismo año Trinidad y Banco Popular acordaron que mensualmente se harían unas transferencias de dinero para cubrir los pagos de unas hipotecas y, a su vez, los gastos personales del exatleta. En el 2018, Banco Popular detuvo los pagos y Cuevas Ramos resolvió la disputa. Luego de acudir al Tribunal de Apelaciones y, eventualmente, al Tribunal Supremo, el banco pagó poco más de $2 millones.

Nuevamente le indicamos al Tribunal que la petición del banco carece de méritos. Presentaron los mismos argumentos de la vez anterior y en realidad lo que hacen es aguantar el pago. Mientres sigan corriendo los meses, genera intereses incluyendo la partida de los abogados”, indicó Quetglas.

El panel de jueces del Tribunal de Apelaciones no atenderá el asunto hasta el próximo lunes debido a que se informó que estarán fuera por el día festivo que se celebra el jueves.