Karim Benzema, izquierda, del Real Madrid, camina junto a Gerard Piqué, del Barcelona, al final del clásico de La Liga en el Camp Nou de Barcelona. (AP)

Barcelona— El Barcelona sobrevivió a un Clásico en que el Real Madrid asumió la posición protagónica el miércoles, al firmar en el Camp Nou un empate sin goles (0-0) que mantiene a los azulgrana en el liderato de la Liga española.

El duelo correspondía al pospuesto en octubre (décima jornada) debido a la convocatoria de una manifestación pro independencia en la capital de Cataluña. El Barsa mantiene el liderato con 36 unidades, mismas que poseen los merengues, pero con mejor diferencia de goles.

Este resultado extiende a siete ediciones del Clásico sin que el Madrid celebre una victoria. La última ocasión que ganó fue en la final de la Supercopa de España del 18 de agosto de 2017 (2-0); durante este lapso el Barsa ha ganado cuatro y han igualado en tres ocasiones.

En el duelo, los merengues tomaron el mando a lo largo de la primera mitad, en la que no aprovecharon su dominio cuajando goles, a pesar de que jugaron la mayor parte en el campo rival.

“Controlamos bastante bien el juego, creo que hemos tenido una que otra ocasión más que ellos y no es fácil; al final es un campo muy complicado y quitarle el balón al Barcelona siempre es difícil”, explicó el capitán merengue Sergio Ramos al concluir el duelo.

El central Gerard Piqué salvó al Barsa de la caída de su meta con una oportuna intervención en la línea a un remate de cabeza del francés Karim Benzema con dirección a puerta a los 17.

El conjunto madrileño mantuvo su asedio y controló el esférico, el cual recuperaba con rapidez cuando los anfitriones intentaban salir a la ofensiva.

El centrocampista uruguayo Federico Valverde fue uno de los mejores antes de salir de cambio (80) e intentó hacer daño con un par de disparos; el primero apenas pasó a un lado de la puerta y el segundo fue contenido por el arquero alemán Marc-André ter Stegen.

En los momentos de más dominio de los blancos, el francés Raphael Varane fue derribado en el área por su compatriota Clément Lenglet, pero el árbitro Alejandro Hernández no señaló una acción de falta y el videoarbitraje (VAR) no le informó que revisara la jugada.

El estelar argentino Lionel Messi tuvo en sus botines la primera llegada de peligro azulgrana con un remate en los linderos del área que fue desviado dramáticamente por Ramos cuando iba con dirección a las redes a los 30.

Diez minutos después, Messi volvió a aparecer con un gran pase a la llegada de Jordi Alba por sector izquierdo, pero el disparo cruzado del lateral pasó apenas a un lado del marco.

“Son lospartidos que ya conocemos, muy trabajados”, puntualizó el centrocampista croata Ivan Rakitic. “Ha sido muy difícil, es algo que ellos están muy fuertes en esa parte, pero después nosotros también tuvimos varias ocasiones”.

En el complemento, el Madrid mantuvo el control pero ya sin gran profundidad, mas fue Messi quien tuvo la jugada más peligrosa en una combinación con el galo Antoine Griezmann y en la que el argentino no pudo rematar frente al marco a los 59.

Un fuera de juego del francés Ferland Mendy ahogó la celebración merengue en una jugada en que cedió un pase que el galés Gareth Bale, quien mandó el balón a las redes, pero la acción quedó invalidada a los 73, para darle ruta a la igualada en el juego más relevante del fútbol español.


💬Ver 0 comentarios