Lionel Messi (derecha) y Antoine Griezmann del Barcelona reaccionan durante el partido ante el Granada en la Liga española. (AP)

Madrid — Ni siquiera el retorno de Lionel Messi pudo impedir que el Barcelona se sumiera en su peor comienzo de temporada de la Liga española en los últimos 25 años.

El astro argentino ingresó en el segundo tiempo para disputar sus primeros minutos de la campaña la noche del sábado, pero el conjunto azulgrana sucumbió 2-0 en la visita al recién ascendido Granada.

Los catalanes quedaron en la séptima plaza con siete puntos tras cinco partidos. Habría que remontarse a 1994-95 — cinco puntos en las primeras cinco fechas — para el inicio de temporada más gris del Barcelona en tiempos recientes.

“Es una derrota que preocupa, derrota que duele”, dijo el delantero Luis Suárez. “Hay que mirar muy bien muchas cosas y, bueno, hacer autocrítica para poder mejorar. Empezar perdiendo el partido en los primeros minutos se nos hizo más difícil... no fuimos contundentes a la hora de crear situaciones”.

El volante nigeriano Ramon Azeez festejó el primer tanto con un cabezazo cuando apenas corría el segundo minuto y Álvaro Vadillo amplió mediante un penal a los 66, luego de que el videoarbitraje señaló una mano en el área. El club andaluz lidera provisionalmente la clasificación con 10 puntos tras su tercera victoria del curso.

Granada supera por diferencia de goles al Sevilla, que el domingo recibe al Real Madrid.

Messi se perdió las primeras cuatro fechas del torneo doméstico y apenas a media semana debutó en la temporada al jugar 30 minutos del duelo de la Liga de Campeones ante el Borussia Dortmund.

Granada rompió el cero en el marcador después de una falla en la zaga. Antonio Puertas llegó hasta el fondo, donde sacó el centro que Azeez empujó a las redes en la primera llegada del duelo.

Esa fue la acción más peligrosa de la primera mitad, en la que el Barcelona se fue sin rematar a puerta, a pesar de contar con el francés Antoine Griezmann y el uruguayo Suárez en el eje del ataque.

El ingreso de Messi provocó que su rival replegara filas para no dejar espacios al genio argentino y buscar algún contragolpe.

Los locales cedieron la iniciativa, pero se encontraron con la opción de ampliar cuando en un centro, el chileno Arturo Vidal desvió el balón con la mano en el área, jugada que fue revisada por el árbitro Guillermo Cuadra en video y marcó el penal que Vadillo cobró magistralmente.

El partido se puso cuesta arriba para el campeón reinante, que ha encajado nueve goles en las primeras cinco jornadas, su peor registro desde la campaña 1996-1997.

Messi apenas intentó hacer daño con algunos cobros de tiro libre, pero se mostró muy distante de su mejor forma.


💬Ver 0 comentarios