Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En esta foto del 29 de junio de 1986, Diego Maradona alza la Copa Mundial tras la victoria de Argentina 3-2 ante Alemania en la final, en el estadio Azteca de la Ciudad de México. (The Associated Press)

En su cuerpo hubo más fútbol del que cualquiera hubiera podido soñar y más personajes de los que casi nadie podría soportar. Cuando se habla de vidas intensas, pocas como las de Diego Maradona. Lo cotidiano en su existencia fue la hipérbole, dentro y fuera de la cancha. Una historia fascinante, volcánica, agotadora hasta el último instante. La discreción no marcó ni uno de sus pasos. El pueblo futbolero argentino se acongoja y estremece como nunca lo hizo por otro futbolista. Ahí está la dimensión y el significado de lo que fue Maradona.