Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Labrador se encuentra en Suiza.
Labrador se encuentra en Suiza.

El presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, Eric Labrador, dijo ayer a El Nuevo Día vía telefónica desde Zúrich, Suiza, que el resultado de la votación por la presidencia de la FIFA envió un claro “mensaje de alerta” sobre la importancia de trabajar urgentemente con la imagen del organismo rector de este deporte.

A pesar de que Joseph Blatter revalidó para permanecer en la silla presidencial de la FIFA por un quinto término, no consiguió las dos terceras partes de los votos requeridos, por lo que se hacía necesaria una segunda ronda de votaciones. No obstante, la segunda vuelta no se llevó a cabo pues el único contrincante que aspiraba a destronar a Blatter, el príncipe jordano Alí bin al-Hussein, se retiró de la contienda.

“Se envió un mensaje. Se vio apretado”, dijo Labrador en torno a elección de Blatter. “Se vio apretado, porque se esperaba que Blatter pasara cómodo las dos terceras partes... y si el príncipe obtuvo el voto de 73 de las asociaciones (federaciones), y tres papeletas las entregaron en blanco, son ya casi 80”, expresó resaltando la oposición que tuvo el líder suizo.

Labrador no descarta que el escándalo que se suscitó apenas dos días antes de la elección, sea lo que le restó votos a Blatter. También está consciente de que la imagen de la FIFA se afectó. El miércoles las autoridades de Suiza arrestaron a siete oficiales de la FIFA como parte de una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos en la que resultaron acusadas en total 14 personas, entre funcionarios y representantes de firmas de mercadeo, por pago o cobro de sobornos.

Se estima que la suma total de los sobornos sobrepasó los $100 millones  y están relacionados en su mayoría a torneos de fútbol en la región de la Confederación de Fútbol de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf).

“Yo creo que la asamblea envió un mensaje con eso (la votación). Es un mensaje de alerta, de que tenemos que trabajar con la imagen y que reforzar la confianza de la gente en el fútbol. Yo creo que tenemos que trabajar unidos”, dijo Labrador, quien sin embargo aclaró que él no critica la labor de Blatter, resaltando el incremento en ayudas económicas que reciben las federaciones nacionales desde su llegada al poder en 1998.

“Cuando Blatter cogió la FIFA se repartían a las asociaciones, $14 millones. Hoy se reparten $1,100 millones. La FIFA ayuda al fútbol mundial”, dijo el líder federativo boricua, quien dijo que lógicamente esto obedece a que los ingresos del organismo mundial se han multiplicado.

Concuerda con Blatter

Por otro lado, Labrador se expresó cónsono con el discurso que Blatter ofreció un día después de los arrestos, en el sentido de que los incidentes de corrupción denunciados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, fueron “acciones de individuos”. En la acusación se ventilaron también otras incidencias como los sobornos que pagó en el 2011 a miembros de la Unión Caribeña de Fútbol (CFU), el presidente de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), Mohamed Bin Hamman, que entonces aspiraba a la presidencia de la FIFA y por conducto de su homónimo de la Concacaf y de la CFU, el trinitense Jack Warner, hizo llegar $40,000 a varios miembros de federaciones del Caribe. Entre esos estuvo el presidente de la FPF, Labrador, quien una vez llegó a la Isla denunció la situación y más tarde su testimonio resultó clave en la salida de Warner y de Bin Hamman de sus puestos en la FIFA.

“Son actos de corrupción hechos por individuos, pero de ahí, a establecer que hay un vínculo entre esos casos, lo veo difícil”, señaló Labrador, queriendo establecer una diferencia entre cada uno de los asuntos que se mencionan en la acusación, como cosas separadas.

Sin embargo, se le preguntó a Labrador si el hecho de que estos temas se enlazan en la acusación, no debería ser tomado como una señal de que las autoridades piensan que están ante una organización (FIFA) corrompida.

“Yo no entiendo que el organismo esté corrompido”, contestó Labrador. “Pero lo mejor que viene, es que ya la autoridades abrieron una investigación y ¡qué bueno! Eso es importante porque la misma Concacaf y la FIFA están cooperando con toda la investigación”.

“Tengo confianza en la FIFA y en la Concacaf, porque el hecho de que en una organización X  ocurran estas cosas no quiere decir que la estructura completa (sea corrupta)... tú vas sacando... Tú vas trabajando para sacarlos y establecer los controles”.