La campeona olímpica Katerina Stefanidi atiende a los atletas que llegaron al Estadio Francisco "Paquito" Montaner, de Ponce.
La campeona olímpica Katerina Stefanidi atiende a los atletas que llegaron al Estadio Francisco "Paquito" Montaner, de Ponce. (David Villafane/Staff)

Ponce - Una treintena de pertiguistas juveniles llegaron este martes hasta el remozado óvalo del Estadio Francisco “Paquito” Montaner con el ánimo por las nubes pues tendrían la extraordinaria oportunidad de aprender de su deporte de la mano de una de las mejores.

Se trata de la medallista olímpica Katerina Stefanidi, quien se encuentra en la isla para participar del Clásico Internacional de Atletismo de Puerto Rico, que se celebrará este próximo jueves.

La medallista de oro en las Olimpiadas de Río 2016 con un salto de 4.85 metros y su entrenador Mitchell Krier, unidos a la plusmarquista nacional Diamara Planell, sacaron unas horas para compatir sus conocimientos con una nueva generación de atletas que ven en ambas un referente en el salto.

Tanto las atletas como los jóvenes estaban muy entusiasmados con esta oportunidad única.

“Yo amo el deporte. Cuanto más te involucras en él, te das cuenta que no estás aquí solo por ti. He hecho todo lo que he soñado. Ahora quiero ayudar a los niños a hacerlo. No creo que todos aquí van a ser campeones olímpicos, pero todos pueden mejorar como atletas mientras podamos ayudarlos. Esto es lo mejor”, estipuló Stefanidi, quien visita Puerto Rico por primera vez.

De hecho, la también campeona mundial en 2017 recordó que tenía previsto venir a la isla para competir en el Ponce Grand Prix en el 2015, que fue el año en que se celebró por última vez- pero no pudo hacerlo por la dificultad de viajar hasta aquí con sus implementos. En ese entonces fue sustituida por la estadounidense Katie Nageotte.

“Ofrecer estas clínicas es una oportunidad que no todos tienen. Me siento muy entusiasmada”, añadió la competidora griega, cuya meta es salir vencedora en el Clásico.

Los atletas recibieron consejos en varias áreas de su evento.
Los atletas recibieron consejos en varias áreas de su evento. (David Villafane/Staff)

Por su parte, Planell no ocultó el entusiasmo que sentía al regresar a las competencias y compatir con los jóvenes y con Stefanidi, a quien la une una relación de amistad y competitiva.

“Esto es emocionante porque Katerina y yo tenemos una historia larga”, estipuló Planell, quien posee el récord nacional con un salto de 4.50 metros.

“Yo saltó desde hace unos 10 a 11 años, y tuve el placer de entrenar con ella al principio (de su carrera) en California. Reencontrarme con ella de nuevo en mi país es divertido. Además, yo tenía la ilusión de competir en Ponce y cuando iba a hacerlo fue cuando cancelaron el evento (en el 2016)”, apuntó Planell, quien hace su regreso a las competencias en el Clásico luego de la lesión que sufrió en el 2016 en el Campeonato Nacional en Peñuelas.

La actividad contó con la presencia del expertiguista Edgar Díaz, medallista de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Ponce 1993 y quien representó a Puerto Rico en las Olimpiadas Barcelona 1992 y Atlanta 1996.

“Para mí es un placer poder venir aquí. Ver el entusiasmo y la calidad de los atletas en el evento del salto con pértiga”, dijo Díaz, quien actualmente se desempeña como director atlético de la Universidad Ana G. Méndez.

Gabriela Santaliz escucha las instrucciones de Mitchell Krier.
Gabriela Santaliz escucha las instrucciones de Mitchell Krier. (David Villafane/Staff)

Una experiencia brutal

Gabriela Santaliz fue una de las primeras atletas que llegó al Montaner para participar de la clínica. Para ella, que viene de ganar bronce en las recién finalizadas Justas de Atletismo de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), la oportunidad de mejorar como pertiguista es invaluable.

Para mí esto es algo bien brutal porque me enamoré hace poco de la pértiga cuando una de mis mejores amigas, (la pertiguista nacional) Viviana Quintana, rompió el récord de las Justas. Esa emoción es algo que yo quiero sentir. Así que tener la oportunidad de tener una olímpica es una experiencia que no me perdería por nada del mundo”, acotó la estudiante de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras.

Igualmente, Jianelis Rodríguez Acevedo, estudiante de la Universidad Interamericana, catalogó la sesión de entrenamiento como “emocionante”.

“Este es un deporte que llevo haciendo desde que tenía 12 o 13 años, y me emciona mucho estar aquí”, expuso la atleta de 19 años, que este año no pudo competir en las Justas porque está lesionada.

Mientras, Gian Lucas Ortega Cosme, también de la UPR de Río Piedras, llegó con la idea de aprender todo lo que pudiera.

“Esta es una oportunidad bien grande. Yo soy nuevo en el deporte y quiero aprender lo más que pueda para ver si puedo llevarle una medalla a mi universidad el año que viene en las Justas”, dijo el joven que cursa su primer año de universidad por lo que no pudo competir en las pasadas Justas.

💬Ver comentarios