Tras la determinación de la FINA, Lia Thomas no podrá participar en los Juegos Olímpicos de París 2024.
Tras la determinación de la FINA, Lia Thomas no podrá participar en los Juegos Olímpicos de París 2024. (John Bazemore)

La natación lanzó el primer dardo importante en torno al tema de las deportistas transgénero, lo que seguramente abrirá el camino para que otras disciplinas impongan prohibiciones similares de cara a los Juegos Olímpicos de París 2024.

Con suerte, ello no pondrá fin a un debate profundo e inteligente, respaldado por la ciencia, los matices y la empatía, sobre la manera en que el deporte esté abierto para todos, especialmente para aquellos que ya han sufrido una enorme discriminación, marginalización y ataques políticos.

Con el fallo dirigido especialmente a Lia Thomas, la primera mujer transgénero en ganar un campeonato nacional en la NCAA, la FINA, el organismo rector de la natación, prohibió efectivamente a deportistas como Thomas de competir en eventos femeninos.

Cualquiera que no haya comenzado la transición de hombre a mujer antes de cumplir los 12 años o al inicio de la pubertad, lo que ocurra más tarde, no podrá competir contra mujeres cisgénero durante su carrera.

Esto prácticamente pone fin a las esperanzas de Thomas de competir en los Juegos Olímpicos, sin mencionar mujeres transgénero en otros deportes que podrían enfrentar restricciones similares en un futuro no muy lejano.

El fallo de FINA puede ser vista como severa, aunque también abrió espacio a la inclusión al solicitar que se establezcan las llamadas categorías “abiertas” para deportistas transgénero.

Pero la organización dio pocas señales de que esas competencias funcionarán, o si habrá suficientes competidoras para que sean factibles.

“La categoría ‘abierta’ es increíblemente diferente y poco práctica”, dijo Schuyler Bailar, quien se convirtió en el primer nadador abiertamente transgénero en la División I de la NCAA como miembro del equipo varonil de Harvard.

“Consideren si Lia lograra entrar al equipo olímpico, en este momento ella es la única mujer trans de la que se tiene conocimiento que compite en la natación de élite femenina. ¿Contra quién competiría?”, añadió.

Las nuevas pautas fueron aclamadas como un enorme paso por muchos defensores de los deportes femeninos, incluida la campeona olímpica de natación, Nancy Hogshead-Makar.

“Estoy encantada con que la cúpula de nuestro deporte defendiera la justicia para las mujeres”, declaró Hogshead-Makar vía telefónica este lunes.

“Hemos tratado de proteger las categorías de niñas y mujeres solamente para mujeres, mientras que al mismo tiempo buscamos reestructurar los deportes de distintas maneras para incluir personas transgénero, sin castigar las categorías de mujeres”.

Mientras que la mayoría de los competidores en los mundiales de Budapest declinaron comentar sobre el tema, Moesha Johnson, de Australia, expresó su apoyo a la prohibición de mujeres transgénero.

Hogshead-Makar está entre quienes creen que las investigaciones muestran claramente que las mujeres cisgénero están en desventaja significativa cuando compiten contra un nadador transgénero que pasó por la pubertad como hombre, incluso más que competir contra alguien que hace uso de sustancias para mejorar el rendimiento.

💬Ver comentarios