Los atletas de alto rendimiento pueden usar las instalaciones del Albergue Olímpico para continuar sus entrenamientos. (David Villafane/Staff)

A pesar del aumento en casos de COVID-19 en la isla, el Albergue Olímpico Germán Rieckehoff Sampayo ha mantenido inalterado sus protocolos de entrada, cernimiento y desinfección en sus instalaciones en Salinas en vista de que allí no se ha reportado algún brote de la enfermedad.

Así lo estipuló Ramón Álvarez, director del establecimiento deportivo, quien agregó que el único cambio que se registró en los últimos días fue el cierre del gimnasio para el público en general a raíz de la última carta circular emitida por el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) y la orden ejecutiva del gobierno para contener el coronavirus.

Los gimnasios habían abierto con la pasada orden ejecutiva, que permitió su operación con unas guías de salubridad. Tras el repunte en los casos de COVID-19, el gobierno determinó volverlos a cerrar.

Ayer, el Departamento de Salud informó que el total de hospitalizados en la isla subió a 504, nueve más que el día anterior.

“Seguimos con el protocolo que teníamos. Tomamos la temperatura a la entrada, hicimos unas inversiones en equipo, los acrílicos y la rotulación oficial”, explicó Álvarez a El Nuevo Día.

El director manifestó que entre los familiares de los cerca de 90 empleados que trabajan allí se han dado casos de coronavirus, pero estos trabajadores lo han avisado, por lo que han sido puestos en cuarentena para evitar la propagación y han regresado una vez traen una prueba negativa.

De hecho, Álvarez sostuvo que el pasado lunes hicieron una ronda de pruebas serológicas a 32 personas que son parte de la Academia de Béisbol del Albergue y que acudieron a las instalaciones a tomar unos talleres. Este grupo se mantuvo en una zona aparte.

Asimismo, a los atletas que llegan por primera vez también se les requiere una prueba negativa de coronavirus. En cuanto a los atletas que ya entrenan allí, son monitoreados por el personal del Centro de Salud Deportiva y Ciencias del Ejercicio (Sadce, por sus siglas en inglés), que tiene sus oficinas en el Albergue.

Álvarez puntualizó que los atletas que, al momento, entrenan allí son los de triatlón y natación, que están acuartelados allí; levantamiento de pesas, tenis de mesa y lucha. Todos se mantienen haciendo rutinas de preparación física.

Los integrantes del Equipo Nacional de boxeo, que estuvieron acuartelados, no están usando las instalaciones en este momento.

Aún no llegan los $2 millones

Por otro lado, Álvarez confirmó que el Albergue aún no recibe los $2 millones restantes provenientes de una asignación económica que fue aprobada por la Junta de Supervisión Fiscal y que ascendía a $4 millones. Este desembolso, junto a otros $8 millones para el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), fueron anunciados por el gobierno a finales del pasado año.

“Nos dieron una proyección que al día 31 de julio los íbamos a recibir y de no recibirlos, el Departamento de Recreación y Deportes nos iba a ayudar a hacer cualquier otra gestión”, dijo. “Nos pidieron que hiciéramos unas gestiones administrativas para activarnos en una cuenta de Hacienda, ya que el dinero no iba a venir por cheque sino por transferencia. Ya eso lo hicimos. Así que estamos a la espera de que lleguen de aquí al viernes (mañana)”, precisó Álvarez.

El directivo ya había alertado que el Albergue podría perder este año hasta $2 millones a consecuencia de los temblores que azotaron la zona sur de la isla a principios de este año y por el cierre de algunos de sus complejos para cumplir con las diversas ordenes ejecutivas emitidas por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus. Por ejemplo, una de las mayores fuentes de ingreso del Albergue es su parque acuático, que permanece cerrado al público.

Por otro lado, Álvarez se expresó confiado en que la próxima orden ejecutiva no afecte a los atletas de alto rendimiento que entrenan allí.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced esperaba anunciar la nueva orden anoche o temprano hoy, viernes.

“Nosotros esperamos que el escenario que tenemos para los atletas de alto rendimiento no lo toquen. Nosotros estamos siguiendo todos los protocolos. Estamos bien controlados en la villa. Ya que hemos seguido las normas, espero que no se les prive de estos servicios a los atletas”, acotó.