Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Las carreras se tendrían que celebrar sin público en las gradas.
Las carreras se tendrían que celebrar sin público en las gradas. (Ramón “Tonito” Zayas)

Las carreras en la pista del Hipódromo Camarero en Canóvanas  podrían reanudarse a finales de mayo si como espera su presidente, Ervin Rodríguez, las autoridades gubernamentales aceptan el plan que la empresa operadora del óvalo presentó para convencerlas de que tomará las debidas precauciones para evitar potenciales contagios con el coronavirus

Rodríguez reaccionó   al mensaje que ofreció la noche del jueves la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, quien firmó una nueva orden ejecutiva para comenzar la reapertura paulatina de las actividades comerciales en el país, luego del aislamiento y cuarentena que tuvo que ordenar desde el pasado 16 de marzo cuando surgieron los primeros casos del virus en isla.

Rodríguez dijo que hay expectativas que la industria hípica sea favorecida en la segunda etapa de los sectores de la economía a los que se le permitirá reabrir.

Y destacó que el plan que se le presentó al gobierno, es bastante abarcador,  detallando todas las medidas que se tomarán en favor de que el negocio de las carreras se pueda levantar.

No es el primer embate que el hipismo sufre en los últimos años, pues al igual que el resto del país y que otras actividades deportivas, el hipódromo sufrió serios daños estructurales en sus instalaciones con el paso del huracán María el 20 de septiembre de 2017. Todavía esos daños no se han podido reparar,   mientras la empresa esperaba por el desembolso del dinero de la compañía aseguradora, tras el reclamo por los daños sufridos.

A recuperar el terreno perdido

Pero Rodríguez cree que si a la hípica se le permite reanudar las carreras este mismo mes, todavía estará a tiempo de recuperar bastante del terreno perdido en 2020.

“Estamos preparados y enviamos un plan de mitigación a Manuel Laboy, el secretario del DEC (Desarrollo Económico y Comercio), y a su vez fue referido al ‘task force’ económico del gobierno. Lo tienen hace dos semanas”, dijo Rodríguez a El Nuevo Día.

“El plan es abarcador y completo, tomando todas las provisiones para todos los sectores de la hípica. Está basado fundamentalmente en que no habría público en el hipódromo. Es lo mismo que está ocurriendo en Estados Unidos, que hay varios hipódromos (celebrando carreras) sin público”.

Pero Rodríguez especificó,  además,  que el plan expone todas las medidas que se tomarán para proteger a los componentes de la hípica que van al hipódromo día a día, especialmente jinetes, entrenadores, mozos de cuadra y otros empleados de los establos.

Por ejemplo, una de las disposiciones es que los días de carreras —que seguirán siendo de jueves a domingos—   a la pista solo se presentarán el mozo de cuadra, el entrenador y el jinete junto al ejemplar.

“Es fundamental que cuando eso ocurra (la reapertura), las agencias hípicas tienen que abrir porque el 97 por ciento de las jugadas vienen de las agencias. Que cuando se abra el hipódromo, se les permita a las agencias abrir”, agregó Rodríguez, quien dijo que ya se están haciendo gestiones para ofrecer a sus agencias hípicas alrededor de la isla, equipo protector como mascarillas y desinfectante de manos.

Pruebas semanales

Además, Rodríguez dijo que en lo que respecta a la pista, se requerirá que los jinetes se realicen pruebas semanales. Explicó que como las tandas de carreras seguirán siendo de jueves a domingo, se señaló el miércoles, un día antes, para hacerse las pruebas. Esto debe ocurrir cada semana y Rodríguez indicó que están en las gestiones para seleccionar un laboratorio del área, entre varios que han considerado para que se haga cargo del proceso.

“Ya compramos un equipo especial que son unas pantallas termales que se usan para tomar la temperatura automáticamente. Lo hemos ubicado en un sitio en el hipódromo por donde todo el mundo tendrá que pasar. Es una sola entrada”, agregó.

Rodríguez entiende que son los jinetes precisamente los que más expuestos están, por lo que muchas de las medidas se centran en ellos. Por ejemplo, también se dispondrá que deben guardar distancia en el llamado ‘jockey room’, que es donde los jinetes permanecen toda la jornada los días de carreras.

“El sauna se suspendió para evitar que se metan dos o tres a la vez. Van a tener que hacer sus ejercicios para mantenerse en ‘shape’. Vamos a tener personal velando que se cumpla todo eso”, aseguró.

Rodríguez dijo que otra medida que se ha tomado para evitar la aglomeración de personas, es que se está prohibiendo que  los entrenadores vayan todos los días a la pista. Para esto, a cada entrenador se le asignó unos días en particular.

El presidente de la junta directiva de Camarero quiso resaltar que,  hasta el momento,  ningún componente de la industria ha arrojado  positivo a  COVID-19, lo que le hace sentir confianza de que se están tomando en serio la emergencia y que están listos para reanudar las actividades.

Rodríguez también dijo que un aspecto positivo de la cuarentena es que ha dado oportunidad a muchos ejemplares de ser descansados y recuperarse  de dolencias o lastimaduras. En ese sentido,  dijo que espera que cuando se reanuden las carreras, hayan carreras con suficientes ejemplares para hacer de los programas más interesantes al fanático.

Tampoco descarta que en lugar de siete carreras, haya días de hasta ocho porque considera que habrán suficientes ejemplares disponibles.

“Estábamos listos para comenzar ya el 14 de mayo, pensando que nos iban a aprobar el plan. Pero no fue posible. Los ejemplares entraron en la fase de briseo desde la semana pasada. Asumiendo que entremos (en operaciones) en la segunda fase del 18 al 25 de mayo, vamos a estar superlistos para empezar”.