Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La zona de las gradas aún muestra los estragos causados por el paso del huracán María en septiembre de 2017.
La zona de las gradas aún muestra los estragos causados por el paso del huracán María en septiembre de 2017. (Juan Luis Martínez Pérez)

Canóvanas - Si todo corre como ha sido calendarizado, la remodelación del edificio principal del hipódromo Camarero deberá estar finalizada entre agosto y septiembre de este año, justo a tiempo para la celebración de la Serie Hípica del Caribe en diciembre.

Así lo estableció el presidente y principal oficial ejecutivo de la instalación hípica, Ervin Rodríguez, quien explicó que el proceso de rehabilitación de la estructura —que fue inaugurada en 1976 y que sufrió graves daños debido al paso del huracán María en 2017— se atrasó debido a discrepancias con la compañía aseguradora.

“La remodelación comenzó —más o menos— hace tres meses. El periodo para terminar los trabajos debe ser entre 10 a 11 meses, por lo que esperamos que los mismos puedan concluir entre agosto y septiembre (de este año). Si todo sigue marchando bien, estamos en calendario para finalizar en ese momento”, apuntó Rodríguez en entrevista con El Nuevo Día.

El funcionario insistió en que el edificio principal estará listo para el clásico caribeño, evento que reúne los mejores ejemplares y jinetes de la zona y que se realizará en una fecha por determinarse en diciembre de este año.

En efecto, Rodríguez reiteró ayer que los trabajos de remodelación no han sido afectados por los remezones que no han dejado de sentirse en el país luego del sismo de magnitud 6.4 del martes, 7 de enero.

“No hemos sido impactados negativamente. La estructura está bien firme, y se sigue trabajando con todo en ‘schedule’ (en calendario). No deberíamos tener problemas”, declaró.

“Estamos según lo planificado. Nos reunimos con los contratistas, todo anda bien. Así que no debemos tener problema ninguno”, amplió.

Queda trabajo

Hay mucho trabajo por hacer en la estructura, según constató El Nuevo Día, en un recorrido por el hipódromo en pasados días. Hay zonas, como el área de las gradas y del restaurante, que todavía lucen rasgos de la devastación que el huracán María dejó a su paso, lo que levanta interrogantes acerca de que los trabajos puedan estar listos para la fecha prometida.

De hecho, cuando en diciembre del pasado año se anunció que Puerto Rico albergaría el evento, se informó que el hipódromo estaría listo entre mayo y junio de 2020. Asimismo, Rodríguez reconoció en pasados días que los trabajos de restauración son “complicados” y aclaró que los contratistas poseen horarios por la mañana en los que no pueden trabajar hasta que se terminen los trabajos con los ejemplares.

No empece a estas complicaciones, Rodríguez le insistió a este diario que la remodelación estará lista antes de diciembre. “Totalmente va a estar en condiciones óptimas. Tiene que estarlo porque vienen miles de personas y vienen de todos los países”, afirmó.

Rodríguez explicó que la Confederación Hípica del Caribe (CHC), ente que organiza la mencionada serie, no realiza visitas de seguimiento para ver el estado de las instalaciones en las que se realiza este evento, como hacen otros organismos como Major League Baseball (MLB), cuando se juegan series en el estadio Hiram Bithorn. Eso sí, Puerto Rico deberá ofrecer un informe sobre el desarrollo de la remodelación durante la reunión de mediados de año.

¿En qué consiste la remodelación?

Según dijo el directivo hípico, el proceso de remodelación supondrá una inversión de $9 millones y llevará a remozar todas las facilidades del edificio principal.

“Comprende todo. Comprende terminar todas las facilidades del edificio, que fue realmente lo catastrófico en el hipódromo. Las áreas de las cuadras ya las trabajamos, por eso fue por lo que pudimos empezar las carreras a los tres meses de haber ocurrido el huracán María. Los destrozos más grandes fueron en el edificio central”, esbozó Rodríguez.

Al referirse a “todo”, el funcionario aludió a la reconstrucción del techo de la estructura, el plafón, las gradas, el restaurante y el centro de actividades.

Asimismo, buscan hacer del hipódromo un edificio “más funcional”, con espacios más abiertos para evitar la aglomeración de personas.

“Debemos esperar un hipódromo mucho más moderno”, expresó.

En cuanto al área de comida, compartió que el plan es tener dos restaurantes con una “mayor oferta” gastronómica a la que tienen ahora. Para lograrlo, negocian con cadenas de “restaurantes conocidas”, cuyos nombres prefirió reservarse.

Sobre las cuadras, que también sufrieron cuantiosos daños, dijo que se les hicieron unos arreglos para que pudieran funcionar. Reconoció que todavía quedan detalles por resolverse, pero los mismos se atenderán en el 2021.

Pulseo con la aseguradora

Como muchos ciudadanos y negocios, Camarero confrontó problemas con su aseguradora al momento de hacer la petición de daños, tras el paso del huracán en septiembre de 2017.

Rodríguez precisó que las pérdidas que sufrieron ascendieron a $20 millones. Sin embargo, transaron por $11 millones. De esa cantidad, $2 millones se usaron para el ‘business interruption’ y $9 millones para la remodelación.

“Nosotros debimos haber terminado esto (la remodelación) hace un año. Lo que pasa es que la lucha con los seguros, especialmente el seguro de propiedad. Nosotros tardamos en poder llegar a una negociación con ellos más de un año. No fue fácil, pero lo logramos al final”, puntualizó el presidente de Camarero sin revelar el nombre de la aseguradora.