Sara Rosario compartió que su nombramiento como directora de comisión que buscará las nuevas sedes no tuvo nada que ver con el problema de la sede de 2022. (Archivo)

No bien fue nombrada a dirigir la Comisión de Nuevas Sedes de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe), la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), Sara Rosario, ya tiene entre sus manos su primera gran misión: buscar una sede para los próximos Juegos Centroamericanos del 2022.

A finales de la pasada semana, el Comité Olímpico de Panamá decidió entregar la sede faltando dos años para la celebración de esa justa, luego que el gobierno retirara el apoyo económico a los Juegos para utilizar ese dinero para —entre otras cosas— combatir la pandemia causada por el COVID-19.

Según los datos reportados por la Universidad de Johns Hopkins al 29 de julio, Panamá acumula 62,223 casos de este virus, 1,349 fallecidos y 36,181 recuperados.

Rosario compartió que su nombramiento como directora de comisión que buscará las nuevas sedes no tuvo nada que ver con el problema de la sede de 2022, pues este puesto le fue otorgado hace dos semanas, antes de que Panamá entregara esos Juegos.

“Es parte de las nuevas comisiones que el presidente de la Odecabe, Luis Mejía, nombró. Mi primera encomienda era evaluar la petición de Santo Domingo (República Dominicana) para los Juegos del 2026 y los Juegos de Santa Marta (I Juegos Centroamericanos y del Caribe de Playa, Colombia) 2022”, contó Rosario.

De hecho, con la salida de Panamá, Rosario comenzó a redactar el documento que se les enviará más adelante a los comités olímpicos nacionales miembros y asociados de la Odecabe que podrían aspirar a la sede del 2022.

La líder olímpica agregó que entre los requisitos que se piden se encuentra una carta de la ciudad que le interese acoger la justa, un compromiso del gobierno de esa ciudad y garantizar que pueden comprometerse a la logística de alojamiento e instalaciones.

“Hay una serie de requisitos que requiere la evaluación de una sede, y es lo que queremos dejar bien estipulado en este momento porque no tenemos mucho tiempo para organizar estos Juegos. Lo que queremos es que la ciudades que estén interesadas en proponerse sepan todos los requisitos que se van a estar solicitando, que son los mismos que siempre ha tenido la Odecabe, pero queremos dejarlos bien claros”, explicó Rosario.

La presidenta del Copur indicó que, al momento, no se han impuesto una fecha límite para escoger una nueva sede porque han decidido esperar a ver qué sucede con la evolución de la pandemia.

Rosario está confiada en que los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2022 se van a realizar y recordó que no es la primera vez que una situación parecida sucede. Una de ellas fue en la edición de 1982, que debió albergar la ciudad de Mayagüez, pero que finalmente se hicieron en Cuba luego que la administración de Carlos Romero Barceló decidiera retirarle el apoyo al comité organizador de esos Juegos.

“Estamos bien confiados en que vamos a encontrar alguna sede disponible. Odecabe ha pasado por esto ya en más de seis u ocho ocasiones, y siempre ha surgido una ciudad sede”, insistió Rosario.

¿Mayagüez 2022?

Aunque reconoce que la situación económica del país no es favorable, Rosario aceptó que le “encantaría” la idea de tener los Juegos de 2022 y agregó que “no descarta nada”.

“A mí me encantaría que los Juegos pudieran ser en Puerto Rico. Nosotros tenemos unas instalaciones que se usaron hace 10 años para unos Juegos como estos (en Mayagüez 2010). Pero hay que reconocer las dificultades económicas que tenemos en estos momentos y eso es el mayor inconveniente que yo le veo”, expuso Rosario, al reaccionar a la petición del que fuera presidente de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010, Felipe Pérez Grajales.

En entrevista con Primera Hora, el empresario indicó que el Copur debería hacer un análisis para considerar ser sede de esa competencia.

“Yo no descarto nada. Vamos a seguir trabajando y ver posibilidades reales”, puntualizó Rosario.