El entrenador dijo que se sentará a analizar el partido para reconocer todas y cada una de las áreas en que su hija fue dominada. (GFR Media) (semisquare-x3)
El entrenador dijo que se sentará a analizar el partido para reconocer todas y cada una de las áreas en que su hija fue dominada. (GFR Media)

La derrota que dio por terminada este miércoles la participación de la joven Adriana Díaz en el Mundial de Tenis de Mesa en Hungría fue fulminante, vía barrida 4-0 ante la china Ning Ding. Pero hay motivos de sobra para que el padre y entrenador de la boricua se sienta más que motivado por la experiencia que vivió su hija, debido a la experiencia y el aprendizaje obtenidos.

Díaz, que el martes ganó sus partidos de la primera y la segunda rondas del ‘main draw’, consiguió uno de sus objetivos que era cuando menos adelantar a las mejores 32 del certamen mundialista. Y lo consiguió con su segundo triunfo del martes, sobre la india Sutirtha Mukherjee.

Ese resultado, en cambio, la obligó a enfrentar a lo mejor del torneo, la china Ding, número uno del mundo, tricampeona del Mundial de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF), campeona olímpica en Río 2016 y campeona en dos Copas Mundiales.

Y como era de esperarse, con ese resumé, la china superó fácilmente a la boricua 4-0, con parciales de 11-1, 11-8, 11-2 y 11-5.

Sin duda alguna fuimos a observar y ver cómo estábamos contra una persona como ella, que ha sido campeona mundial tantas veces”, dijo a El Nuevo Día este miércoles Bladimir Díaz, padre y entrenador de Adriana. “Si te pones a ver lo ha alcanzado todo. Queríamos ver eso (su nivel) y sobre todo tener una medida. Ya tengo el partido grabado y de ahí es que voy a sacar telaraña y desmenuzar qué nos hicieron”.

El entrenador dijo que se sentará a analizar el partido para reconocer todas y cada una de las áreas en que su hija fue dominada, y por supuesto, ofrecer esa data a Adriana para que le saque provecho.

“Siempre lo hago, pero después de ese partido me tengo que poner a estudiar más”.

A pesar de que el entrenador estaba claro desde antes del partido que sería cuesta arriba ganarle a Ding, y que asumirían la oportunidad como una de aprendizaje, en el momento del encuentro dijo que Adriana se vio algo frustrada por no poder desplegar su juego.

“Ella, más bien estaba confundida hasta cierto punto, porque no se sintió que pudo desarrollar su juego. Ella no pudo utilizar su nivel. No la dejaron usar su nivel y eso le causó confusión”, aceptó Bladimir.

No obstante, a pesar de ser arrollada con un 11-1 al inicio del partido, la utuadeña reaccionó en el segundo set y pudo hacerle ocho puntos a la triple campeona del mundo.

“En el segundo (set) Adriana trató de forzar más la pelota, tirándole más buscando su mano derecha. Pero en los otros sets (Ding) siempre arrancó al frente y era difícil”, añadió el entrenador nacional.

“Tiene unos servicios que los ubica muy bien. Los tiene rápidos y con buenos efectos. Tiene rapidez en la pelota, y le da bien por ambos lados. Domina todos los elementos. Es una mujer desarrollada. Adriana tiene 18 años y ella 28. Lo más seguro comenzó a jugar a los cinco o seis años. Ya ves la edad deportiva de esa muchacha. Nos llevaba millaje. Por eso no se puede ver la derrota como algo trágico”.


💬Ver 0 comentarios