Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
En los 15 hoyos que completó Edward Figueroa ayer había compilado tres birdies sin bogeys que lo colocaba empatado en la posición 29 con 3-bajo-par. (Luis Alcalá del Olmo)

Río Grande - No fue el mejor día para jugar golf por la lluvia que cayó ayer en la Isla.

Aún así, Rafael Campos y Edward Figueroa se encontraban en medio de sólidas rondas cuando se suspendió la ronda inicial del X Puerto Rico Open.

“No hemos acabado todavía. Me faltan tres ‘hoyitos’ pero por ahora he mantenido la bola en juego con todo y la lluvia”, dijo Campos, quien ayer completó sus primeros nueve hoyos en 34 golpes y llevaba 22 en sus primeros seis hoyos de los ‘back nine’, restándole dos par cuatro y un par 3 por jugar. “Yo no me siento muy cómodo con la lluvia porque las bolas salen un poco loca de vez en cuando y reaccionan un poco diferente en los greens. Gracias a Dios he mantenido la bola en juego y me he dado los buenos chances”.

Eso ocurrió en los hoyos 10 (su primero del día), 11, 14, 15, 18, 3, 5 y 6. Su total de 56 golpes al momento de posponerse la ronda de ayer lo coloca empatado en la undécima posición con 5-bajo-par.

Campos, que el año pasado fue el líder de la ronda inicial al compilar una ronda de 64 golpes y se convirtió en el primer boricua desde Juan ‘Chi Chí’ Rodríguez en finalizar entre los primeros 10 golfistas de un torneo del PGA Tour al concluir en un triple empate en la octava posición con 279 golpes, abrió ayer su participación con un birdie en el décimo hoyo, luego de un par jugó para bogey en el 12, otros tres birdies (14, 15 y 18) unido a un bogey en el 17 le permitieron dar la vuelta con 34 golpes, 2-bajo-par.

“En ese primer bogey (hoyo 12) en el segundo hice un putt excelente, que no se metió, pero era un putt bien complicado. Ya sabía que tenía el ‘stroke’. En el otro (el 17) no estaba muy cómodo con la lluvia y termine en un ‘lie’ muy malo para el segundo tiro. No tenía más opciones. Me arriesgué un poquito y me salió una roleta, pero (en el tiro de aproximación) la dejé como a 20’, hice un buen putt, solo que no le pegué (tan fuerte como debió). Ya los greens estaban un poco lentos por la lluvia”, resumió Campos. “No me sentía que en la salida estaba pegando bien hoy. En la salida no me estaba sintiendo muy cómodo, pero gracias a Dios los hierros y el juego corto me han mantenido ahí”.

A pesar del fuerte aguacero que cayó minutos después de suspender la ronda a las 5:06 p.m., Campos indicó que le hubiera gustado terminar ayer su ronda.

Figueroa venía, asimismo, con una sólida ronda. En los 15 hoyos que completó había compilado tres birdies sin bogeys que lo colocaba empatado en la posición 29 con 3-bajo-par. Chris Nido, el juvenil golfista de 17 años, jugó sus primeros nueve hoyos con 36 golpes (un birdie en el hoyo 1 y un bogey en el 4). Pero ya en las últimos nueve con la lluvia cayendo con más fuerza abrió con bogey en el décimo hoyo y double bogey en el 12 para colocarse tres-sobre-par al momento de suspender su juego y restándole cinco hoyos para completar su ronda.

El único boricua en poder terminar ayer su juego fue Robert Calvesbert, quienfinalizó con 80 golpes, 8-sobre-par. En su ronda logró dos birdies en los hoyos 15 y 16, tres bogeys, un double bogey y un quintuple bogey en el 17.


💬Ver 0 comentarios