Boston Scott (35), de los Eagles, brinca por encima de C.J. Goodwin, de los Cowboys, durante la segunda mitad del partido del domingo. (AP)

De todos los equipos que ya están en la postemporada de la NFL, y los que podrían clasificar, hay uno que ejemplifica todo lo bueno del deporte.

Perseverancia, resiliencia. El salir airoso ante circunstancias difíciles.

De cara la última semana de la temporada de la NFL, es meritorio darle un poco de amor al equipo de la Ciudad del Amor Fraternal.

Los Eagles (8-7) han ganado tres juegos en fila a pesar de tener una plantilla que a veces parece una de un juego de exhibición. Su victoria del domingo sobre Dallas para tomar el puntero en la División del Este de la Conferencia Nacional siguió a otros triunfos valerosos sobre los Giants y los Redskins. Si ganan en Nueva Jersey el próximo domingo ante los Giants, no solo clasificarán a la postemporada por tercer año consecutivo bajo el mandato del dirigente Doug Pederson, sino que también le devolverán un poco de dignidad a la división que Dallas echó por la borda.

“Obviamente, uno no quiere que la reacción venga en diciembre”, dijo Pederson, quien lideró a Filadelfia a su primer campeonato desde 1960 al derrotar a Nueva Inglaterra en el Super Bowl de febrero 2018.

“Uno quisiera jugar un poco mejor en septiembre, octubre, noviembre. Pero pienso que este es un equipo que cuando tiene la espalda contra la pared, contestan dando golpes y peleando. Lo que sea necesario. A veces no es bonito, y no tiene que serlo. Solo hay que montar algunas jugadas, anotar más puntos que nuestros oponentes, y jugar un gran football de equipo”.

¿Son los Eagles un gran equipo? Posiblemente no. Incluso con completa salud, no lucen ser como un rival para los Ravens, que han marcado la excelencia de la NFL en el 2019. Ni tampoco lucen ser rivales para algunos de los otros contendores.

Descartarlos, sin embargo, podría ser algo peligroso. Así lo han probado en las últimas tres semanas.

“Estamos emocionados. Esa es una de las primeras sensaciones que tuve”, expresó el quarterback Carson Wentz tras la victoria del domingo sobre Dallas por 17-9.

“Obviamente todo el mundo estaba emocionado, pero oye, aún tenemos que ganar uno más. No hemos ganado nada todavía, pero estamos emocionados por la oportunidad”, finalizó Wentz.


💬Ver 0 comentarios