La enmienda que busca ilegalizar las jugadas de gallo fue aprobada de manera bipartita el pasado mes de mayo en la Cámara de Representantes federal en votación de 359-51. (horizontal-x3)
La enmienda que busca ilegalizar las jugadas de gallo fue aprobada de manera bipartita el pasado mes de mayo en la Cámara de Representantes federal en votación de 359-51. (Luis Alcalá del Olmo)

La secretaria del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), Adriana Sánchez Parés, aceptó este martes que le tomó por sorpresa la aprobación por parte de un comité de conferencia del Congreso de un proyecto que haría ilegal las peleas de gallo en Puerto Rico, pues el trabajo del gobierno de Puerto Rico siempre fue dirigido a que se aprobara la versión del Senado del llamado "Farm Bill" que excluía esta prohibición para todos los territorios.

“Sí, definitivamente nos tomó por sorpresa cuando anoche (el lunes) surgió que la medida que va para votación incluye el lenguaje para extender a los territorios la prohibición”, apuntó la secretaria al tiempo que señaló que el gobierno abogará para que esa disposición sea eliminada antes de que el proyecto vaya a votación próximamente. 

Sobre este particular, Sánchez Parés también reconoció que el panorama para que se excluya ese mandato luce “bastante complicado” debido al estatus político del país.

La enmienda que busca ilegalizar las jugadas de gallo fue aprobada de manera bipartita el pasado mes de mayo en la Cámara de Representantes federal en votación de 359-51.

Industria millonaria y regulada

La funcionaria apuntó que más allá de ser un elemento cultural, las peleas de gallo se han convertido en una industria millonaria que ha logrado recuperarse tras el paso del huracán María por Puerto Rico en septiembre del pasado año. Asimismo, destacó que cuenta con reglamentación “rigurosa” que busca proteger al animal y las jugadas.

Al hablar sobre el aspecto económico, compartió que las galleras y la economía que fomentan alrededor aportan anualmente entre $16 a $18 millones. Asimismo, dijo que son responsables de sobre 20,000 empleos directos e indirectos.

“Estamos hablando desde el que cría gallos, el que le vende los alimentos hasta el que trabaja en la gallera”, declaró.

Sánchez Parés apuntó antes del paso del huracán María por Puerto Rico en septiembre del pasado año, en la Isla había alrededor de 90 galleras. Tras el impacto del meteoro, quedaron operantes entre 72 a 75, y esta temporada se sumarán cinco más. Asimismo, se espera que durante la presente temporada de gallos se inaugure el Coliseo Gallístico de Trujillo Alto.

En cuanto a los estatutos que reglamentan el llamado “Deporte de caballeros”, reiteró que Puerto Rico cuenta con un código estricto, lo que lo diferencia de otros lugares donde se realizan estas peleas.

“Nosotros en Puerto Rico tenemos un reglamento de gallos que es tan riguroso como los reglamentos que regulan otros deportes en Puerto Rico como el boxeo, como son las reglas del béisbol sobre los lanzamientos. Esta no es una industria ni una actividad que se da en el vacío, y esto es una gran diferencia a como a lo mejor se hacía en los estados y que es lo que llevó a que se prohibiera en otros estados”, acotó.

De hecho, esta industria es regulada por la Comisión de Asuntos Gallísticos del DRD, la cual es presidida por Ángel Cruz. Como parte de sus funciones, debe -entre otras cosas- “promover la competencia limpia, justa y equitativa en el deporte de gallos”, “determinar los requisitos que deberán tener las personas naturales y jurídicas que se dediquen a cualquier actividad gallística” y “colaborar en la eliminación de las prácticas indeseables que entorpecen y deterioran” este deporte.


💬Ver 0 comentarios