La tenista venezolana Garbiñe Muguruza. (AP)

Melbourne - Sofia Kenin no titubeó.

No lo hizo cuando, en dos ocasiones, estuvo a un punto de perder el primer set de su primera semifinal de Grand Slam en el Abierto de Australia. Ni tampoco cuando quedó, de nuevo en dos ocasiones, a un punto de caer en el segundo.

La estadounidense disputará su primera final de un mayor a los 21 años, y para ello tuvo que derrotar a la número uno del mundo en el camino. Ahora tendrá que derrotar a una ex número 1 del mundo, la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, si quiere hacerse con el trofeo.

Kenin vino desde atrás en los dos sets el jueves y frustró las aspiraciones de la australiana Ash Barty de convertirse en la esperada campeona local en Melbourne Park al imponerse por 7-6 (6), 7-5 bajo un calor asfixiante.

"Esto no fue nada fácil", dijo la 14ta preclasificada, que nunca antes había pasado de octavos de final en un torneo importante.

Muguruza, por su parte, salió ilesa de cuatro puntos de set en el primero y terminó derrotando a Simona Halep, cuarta preclasificada, por 7-6 (8), 7-5 en un duelo entre jugadoras que han ganado Wimbledon y Roland Garros, pero no el Abierto de Australia.

Fue un duro pulso: Muguruza ganaba 5-3 en el primer set antes de que Halep se llevara 15 de 17 puntos para lograr un par de puntos de set. Entonces Muguruza ganó siete puntos seguidos. Y así siguieron hasta que Halep envió una pelota a la red que le costó el set.

"No pensé en que iba perdiendo", dijo Muguruza. "Una sigue jugando".

Barty, que ganó Roland Garros en junio derrotando a Kenin por el camino, no estuvo a su mejor nivel el jueves, especialmente en los momentos clave, quizás por la carga de tratar de convertirse en la primera australiana que llega a la final de su torneo desde 1980.

"Desafortunadamente, no pude hacer suficiente para avanzar", señaló Barty, que tuvo a su sobrina en el regazo durante la conferencia posterior al partido. "No jugué los puntos más importantes lo suficientemente bien como para ganar".

En su lugar, Kenin será la primera estadounidense, además de las hermanas Williams, que alcanza la final del Abierto de Australia desde Lindsay Davenport en 1995. Y es también la primera estadounidense que derrota a una número uno del mundo desde que Serena Williams eliminó a su hermana Venus en Wimbledon en 2002.

"Ella tiene la capacidad de adaptarse", señaló Barty. "En este momento tiene mucha confianza".

Kenin, que nació en Rusia pero se trasladó a Floridacuando era un bebé, irrumpió en el circuito en 2019 al ganar tres títulos individuales, eliminar a Serena Williams en tercera ronda en Roland Garros y subir del puesto 52 al 12 en la clasificación de la WTA.

En Melbourne no se había medido a una cabeza de serie hasta el jueves, pero venía de eliminar a la sensación de 15 años Coco Gauff en la ronda previa.


💬Ver 0 comentarios