El serbio Novak Djokovic celebra tras vencer al suizo Roger Federer en su semifinal en el Abierto de Australia Melbourne. (AP/Lee Jin-man)

Melbourne Dominic Thiem sabe lo que es pasar por los rigores de media decena de partidos de cinco sets en dos semanas para llegar a una final de Grand Slam -y encontrarse allí con el mayor campeón de ese torneo.

Eso le está sucediendo ahora a Thiem en el Abierto de Australia, donde enfrentará al campeón defensor Novak Djokovic por el título el domingo.

Como le pasó en el Abierto de Francia, donde fue cayó ante Rafael Nadal en los dos últimos años.

Djokovic tiene ya siete títulos en las canchas duras del Melbourne Park. Combinado, tiene una marca de 15-0 en semifinales y finales en la Rod Laver Arena.

"Es absolutamente su zona", dijo Thiem.

Nadal ha sido aún más prolífico en la arcilla roja del Roland Garros, yéndose 24-0 en las últimas dos rondas en camino a sus 12 cetros.

Nadal es conocido como el "Rey de la Arcilla", y Thiem, bromeando tras vencer a Alexander Zverev 3-6, 6-4, 7-6 (3), 7-6 (4) en semifinales el viernes, dijo que Djokovic es el "Rey de Australia" y añadió: "Siempre me estoy enfrentando a los reyes de cierto Grand Slam en la final".

También en juego para Djokovic el domingo estará su 17mo cetro de Grand Slam, lo que lo acercaría a los dos hombres a los que persigue: Federer con 20 y Nadal con 19.

Además de sus cetros en Melbourne, la colección de mayores de Djokovic incluye cinco en Wimbledon, tres en el Abierto de Estados Unidos y uno en el Abierto de Francia.

Djokovic ganó su semifinal contra Federer el jueves en tres sets, así que tiene un día adicional de descanso para la final.

"Me da más tiempo para recuperarme y tener suficiente energía para la final", dijo Djokovic.

Como si necesitase ayuda.

Aparte de su récord a lo largo de los años en Australia, Djokovic puede apuntar además a su éxito más reciente: ha ganado 16 sets consecutivos.

"Él es un gran, gran jugador. Lo sabemos", dijo Federer. "Te fuerza a devolver disparos. Saca bien, devuelve bien, se mueve bien. Es muy fuerte mentalmente".

Espere muchos puntos largos entre Djokovic y Thiem.

Ambos tienen un poderoso juego desde la base y son incansables. Las devoluciones de Djokovic son superiores. Thiem es mejor en la net.

Djokovic encabeza los duelos entre ambos 6-4, pero Thiem ha ganado cuatro de sus cinco últimos encuentros, incluyendo el más reciente, en las Finales de la ATP en noviembre.

"Tengo que arriesgar mucho. Tengo que hacer muchos disparos riesgosos. Al mismo tiempo, por supuesto, no demasiado. Es una línea muy tenue", dijo Thiem. "En el último partido contra él, ataqué la línea perfectamente".

Ambos parecen tener una capacidad sobrenatural para imponerse en momentos decisivos.

Piense en los dos puntos para campeonato salvados contra Federer en Wimbledon el año pasado. Considere la actuación de Thiem en los peleados tiebreakers en sus últimos dos partidos: 3 de 3 contra Nadal en cuartos de final y 2 de 2 contra Zverev.

"Definitivamente uno de los mejores del mundo. Merece estar donde está", dijo Djokovic. "Parece que ha mejorado mucho su juego en superficies duras, porque su estilo es más adecuado para superficies lentas. La arcilla, por supuesto, su favorita".

Es cierto que Thiem nunca había pasado de cuartos en Melbourne hasta ahora. Y solamente ha estado en cuartos una vez en el Abierto de Estados Unidos.

Pero ha estado mejorando consistentemente en canchas duras al aire libre, incluyendo títulos en Beijing e Indian Wells (venciendo a Federer en la final) en el 2019.

"Definitivamente tiene el juego. Ahora tiene la experiencia. Tiene la fortaleza. Tiene todos los medios para estar aquí", dijo Djokovic, que con 32 años tiene seis más que Thiem. "Ha mejorado en los últimos 12 meses jugando en canchas duras, sin dudas, y los resultados lo demuestran".

Si Thiem gana, sería el primer campeón masculino de un torneo de Grand Slam en haber nacido en los 90.


💬Ver 0 comentarios