En esta foto del 10 de junio de 2018, el público observa la final del Abierto de Francia entre Dominic Thiem y Rafael Nadal. (The Associated Press)

París — El Abierto de Francia permitirá la presencia de espectadores durante el torneo que fue pospuesto este año.

La Federación Francesa de Tenis informó el jueves que el 60% de las gradas podrán ser ocupadas por aficionados cuando el certamen de Grand Slam arranque a fines de septiembre en Roland Garros.

Los boletos serán puestos a la venta el 16 de julio. El torneo se jugará entre el 27 de septiembre y 11 de octubre.

La cita en polvo de ladrillo fue pautada inicialmente para comenzar el 24 de mayo, pero fue pospuesta al 20 de septiembre debido a la pandemia de coronavirus. Los organizadores decidieron posteriormente retrasar el inicio una semana más.

La FFT confeccionó una protocolo de higiene y seguridad para salvaguardar a salud de los espectadores. No se permitirá que más de cuatro personas puedan sentarse juntas en un grupo y se deberá mantener una butaca vacía entre cada grupo pequeño de gente en una misma hilera.

“El número de espectadores permitido en el estadio oscilará el 50%-60% de la capacidad usual”, dijo la FFT. “Esta reducción permitirá que se respete un estricto distanciamiento social”.

Se recomienda usar mascarillas pero no será obligatorio cuando los espectadores estén haciendo cola afuera o al estar sentados en las gradas. Pero deberán usarse al trasladarse dentro del complejo.

También se tendrá desinfectante de manos a disposición.