Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El australiano Nick Kyrgios tras derrotar al francés Gilles Simon en la segunda ronda del Abierto de Australia en Melbourne, el jueves 23 de enero de 2020. (AP / Lee Jin-man)
El australiano Nick Kyrgios tras derrotar al francés Gilles Simon en la segunda ronda del Abierto de Australia en Melbourne, el jueves 23 de enero de 2020. (AP / Lee Jin-man)

Melbourne, Australia — Se le puede amar y odiarle — y hay mucha gente en cada bando — pero Nick Kyrgios nunca aburre en una pista de tenis. Ya sea con sus tiros, sus dotes teatrales, su temperamental personalidad, enfrentarse con sus propios colaboradores o mofarse de otro jugador que ni siquiera tiene al frente.