El suizo Roger Federer dijo que su cuerpo le ha enviado un claro mensaje sobre sus limitaciones, en especial luego de pasar por lesiones y algunas cirugías.
El suizo Roger Federer dijo que su cuerpo le ha enviado un claro mensaje sobre sus limitaciones, en especial luego de pasar por lesiones y algunas cirugías. (Alberto Pezzali)

Roger Federer se retira del tenis profesional a los 41 años tras una serie de cirugías de rodilla, poniendo fin a una carrera en la que conquistó 20 títulos de Grand Slam, terminó cinco temporadas en la cima del ranking mundial y ayudó a crear una era dorada del tenis masculino con sus rivales Rafael Nadal y Novak Djokovic.

Federer publicó lo que llamó una “decisión agridulce” a través de las redes sociales este jueves, menos de dos semanas después de que la 23 veces campeona de Grand Slam Serena Williams jugó el que se espera sea el último partido de su carrera.

Combinadas, el adiós de dos de las máximas figuras en la historia del tenis representa un importante cambio de página.

“Como muchos de ustedes saben, los últimos tres años me han presentado desafíos en forma de lesiones y cirugías. He trabajado duro para volver a estar en plena forma competitiva”, escribió Federer en Twitter. “Pero también conozco las capacidades y los límites de mi cuerpo, y su mensaje para mí últimamente ha sido claro”.

Federer no compite desde Wimbledon en julio de 2021, por lo que, en ese sentido, su anuncio no fue tan sorpresivo.

Pero había participado en un evento que marcaba el 100mo aniversario de la Cancha Central del All England Club en julio y señaló que esperaba volver a jugar allí “una vez más”.

Federer había dicho que regresaría a las canchas para el torneo en su país de origen en el Swiss Indoors en octubre.

En el anuncio de hoy, Federer dijo que su evento de despedida será la Copa Laver en Londres la próxima semana. Ese es un evento de equipo dirigido por su empresa de gestión.

“Hace unas cuantas semanas supe que su rehabilitación de rodilla no iba tan bien como él esperaba. Unas semanas después de Wimbledon, me informó que la rodilla no estaba reaccionando tan bien como debería y que estaba pensando en encontrar una manera de terminar su carrera”, dijo Tony Godsick, agente de Federer desde 2005, en una entrevista telefónica.

“Hace años le sugerí que se detuviera. No muchos tenistas de su nivel llegan a los 40. Pero siempre estuvo interesado en desafiarse a sí mismo”, detalló Godsick. “Y a fin de cuentas, después de más de 1,500 partidos, los neumáticos finalmente se desgastaron. Y tiene cosas que hacer en su siguiente etapa”.

Federer está casado, y él y su esposa, Mirka —también tenista— se conocieron como deportistas en unos Juegos Olímpicos. Tienen dos pares de gemelos, niñas de 13 años y niños de ocho.

Se retira con un total de 103 títulos a nivel de Gira en su currículum sustancial y 1,251 victorias en partidos en sencillos, ambos números sólo superados por Jimmy Connors en la era de los Abiertos, que inició en 1968. Entre sus logros, Federer fue el más longevo número uno del mundo en la historia del ranking de la ATP —al regresar al primer puesto a los 36 años en 2018— y llegó a ser quien más semanas consecutivas se mantuvo allí (si bien su marca total de semanas fue eclipsada por Djokovic).

Nadie ha tenido un dominio como el que mostró Federer en el punto más alto de su carrera, incluyendo 10 finales consecutivas de Grand Slam —de las que ganó ocho— de 2005 a 2007, una racha que también se extendió a 18 de 19 finales de torneos major en 2010.

En un deporte donde los cambios en la superficie y otras condiciones pueden hacer que incluso los mejores jugadores se emocionen con una actuación aquí o allá en la segunda semana de un Slam, Federer compiló rachas de 36 cuartos de final seguidos y 23 semifinales en fila de 2004 a 2013.

Roger Federer alza el trofeo de campeón luego de vencer al francés Jo-Wilfried Tsonga en la final de sencillos en las ATP World Tour Finals, en la Arena O2 de Londres en 2011.
Roger Federer alza el trofeo de campeón luego de vencer al francés Jo-Wilfried Tsonga en la final de sencillos en las ATP World Tour Finals, en la Arena O2 de Londres en 2011. (Kirsty Wigglesworth )

“Roger Federer es un campeón de campeones. Ofreció el tenis más completo de su generación y cautivó los corazones de los aficionados de todo el mundo con una asombrosa rapidez en la cancha y una poderosa mente tenística”, dijo Billie Jean King, integrante del Salón de la Fama. “Ha tenido una carrera histórica con recuerdos que vivirán por siempre”.

Cuando Federer alzó su primer título de Grand Slam en Wimbledon en 2003, el récord masculino de más títulos de Grand Slam estaba en manos de Pete Sampras, quien había ganado su 14to en el Abierto de Estados Unidos el año anterior en lo que resultó ser el último partido de la carrera del estadounidense.

Federer superó esa cifra por mucho, terminando con 20 al ganar ocho campeonatos en Wimbledon, seis en el Abierto de Australia, cinco en el US Open y uno en el Abierto de Francia. Su título de 2009 en Roland Garros permitió a Federer completar el Grand Slam de su carrera.

Su servicio, golpe de derecha, juego de pies y estilo de ataque serán recordados. También fueron inolvidables sus enfrentamientos contra rivales más jóvenes, Nadal de 36 años y Djokovic de 35, quienes igualaron y luego superaron el total de trofeos de Grand Slam de Federer y siguen ganando títulos en los cuatro torneos más importantes del tenis.

“Desearía que este día nunca hubiera llegado”, articuló Nadal. “Es un día triste para mí personalmente y para los deportistas de todo el mundo. Te lo dije cuando hablamos y ahora ha llegado. Ha sido un placer, pero también un honor y un privilegio compartir todos estos años contigo, viviendo tantos momentos increíbles dentro y fuera de la cancha”.

Nadal encabeza ahora la cuenta con 22, uno más que Djokovic.

“Tuve la suerte suficiente de sostener duelos épicos que nunca olvidaré”, añadió Federer. “Nos enfrentamos limpiamente, con pasión e intensidad, y siempre traté al máximo de respetar la historia de este deporte”.

El último partido de Federer fue el 7 de julio de 2021, cuando perdió en la Cancha Central en los cuartos de final de Wimbledon por 6-3, 7-6 (4), 6-0 ante el polaco Hubert Hurkacz.

Poco después, Federer se sometió a una cirugía para reparar el menisco y el cartílago de la rodilla derecha —su tercera operación en esa rodilla en un lapso de año y medio.

“El tenis me ha tratado con más generosidad de lo que nunca hubiera soñado”, indicó Federer en su mensaje de despedida, “y ahora debo reconocer cuándo es el momento de terminar mi carrera competitiva”.

💬Ver comentarios