Pérez, a la izquierda, jugó dos temporadas en España con el Tormo Barberá. (Suministrada)

Repasar aquel agosto de 1986 resulta una aventura irremplazable. Una, que asegura, le cambió la vida como ser humano y deportista. Sin embargo, relata, que cuando ya iba montada en el avión hacia España, su mente iba y venía con pensamientos de cierta inseguridad.


💬Ver 0 comentarios