La exjugadora nacional y apoderada de las Pinkin, Lillibeth Rojas (izq.), salió airosa en su reclamo de poder firmar agentes libres antes de la celebración del sorteo de jugadoras. (GFR Media)

El presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), César Trabanco, confirmó mediante comunicación escrita que se logró un acuerdo que permitirá la celebración de la temporada 2020 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF).

La Junta de Apoderados de la liga aprobó, la semana pasada, suspender el torneo femenino tras recibir una decisión adversa en la apelación que la apoderada de las Pinkin de Corozal, Lillibeth Rojas, llevó ante al Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur).

El foro deportivo determinó que Rojas podía firmar hasta siete agentes libre antes del inicio del campeonato y que no tenía que esperar al sorteo de jugadoras para fichar atletas. Sin embargo, la FPV y la Junta discreparon al entender que el reglamento se enmendó para remover el derecho de nuevas franquicias de firmar agentes libres antes de la celebración del sorteo, pero el documento nunca se actualizó con los cambios.

El Copur organizó un comité conciliador que se reunió con todas las partes por tres días hasta que, finalmente, llegaron a un acuerdo que revirtió el voto de cancelación del torneo nacional femenino. Del mismo modo, las Pinkin participarán oficialmente en el campeonato.

“Oficialmente tendremos liga y con la participación de las Pinkin. Estaremos el viernes reuniéndonos con todos los apoderados para discutir varios asuntos del torneo”, expreso Trabanco.

En la reunión que se efectuara este viernes, se confirmarán los equipos que participaran y se anunciará la fecha para la celebración del sorteo de jugadoras, el cual fue aplazado en repetidas ocasiones mientras se resolvía el reclamo de las Pinkin.

La LVSF cuenta en sus filas con Caguas, Carolina, Mayagüez, Toa Baja, Naranjito, Corozal, Aibonito y Juncos.

Varios los acuerdos logrados

Por otro lado, el Comité Olímpico de Puerto Rico emitió un comunicado con los acuerdos a los que llegaron ambas partes gracias a la mediación de la comisión conciliadora que nombró la presidenta del Copur, Sara Rosario.

Entre los acuerdos a los que llegaron ambas partes está la aceptación de que el equipo de las Pinkin participe en el torneo de 2020, contrario a lo que había decidido anteriormente el presidente federativo, y que luego ratificó la junta de directores de la liga.

Además, la franquicia de Corozal no podrá participar de las elecciones de la FPV pautadas para agosto de 2020.

En lo que respecta al tema de las deudas pendientes, se reconoció que la nueva apoderada de las Pinkin, Rojas, ya pagó la suma de $69,869 por concepto de la deuda a cuatro jugadoras nativas, así como $20,000 adicionales a la FPV para abonar al pago por los derechos de franquicia.

La franquicia de las Pinkin deberá pagar la suma adicional de $10,131.00 a la FPV como complemento del pago de franquicia, que en total asciende a $100,000.00.

Por el lado de la federación, esta se hará responsable de cualquier deuda por motivo de la participación de dos jugadoras extranjeras de la última edición de las Pinkin, las dominicanas Prisilla Rivera y Gina Mambrú, ambas de la selección nacional de ese país.

Mediante el acuerdo, la FPV liberó a Rojas y a la franquicia de obligación alguna frente a Norceca, organismo de la región que impuso un castigo a la franquicia por las deudas que arrastraba contra varias jugadoras. Al mismo tiempo, la FPV se comprometió a realizar las gestiones pertinentes con Norceca para liberar a las Pinkin.

Ese punto fue el que a última hora surgió como posible tranque luego de las primeras dos vistas de mediación el pasado viernes y el lunes, tras las cuales el presidente de la comisión conciliadora nombrada por el Copur, licenciado Jorge Sosa, indicó que las partes estaban cerca de un acuerdo pero que debía aclararse la discrepancia entre la deuda que Norceca alegaba y la que la FPV informó a Rojas.

Otros puntos de acuerdo es que si algún equipo decidiera recesar para el torneo de 2020, deben informarlo para que sus jugadoras entren al sorteo, y no se impondrá sanción al equipo.

En lo que respecta al sorteo, se concedieron a las Pinkin los turnos 8, 16, 24, 32, 33 y 34. Mientras, Rojas renunció al derecho que se le otorgó por disposición del TAAD a firmar jugadoras antes del sorteo. En cambio, sí podrá firmar agentes libres pero luego de la temporada 2020. Para este fin, concluido el próximo torneo, los equipos acordaron reservas siete jugadoras. Entonces, de las que no sean protegidas, las Pinkin podrán escoger dos jugadoras y adicional tendrán un turno preferente de una jugadora para el torneo 2021.

Así también, las partes renunciaron a cualquier reclamación presente o futura relacionada a los hechos que han dado lugar a esta controversia.


💬Ver 0 comentarios