Natalia Valentín tuvo una travesía de un día y medio desde Polonia hasta su hogar en Omaha, Nebraska, a donde llegó el domingo en la tarde después de cuatro vuelos. (GFR Media)

La acomodadora de la Selección Nacional de voleibol femenino, Natalia Valentín, vivió horas de angustia y ansiedad en Polonia el pasado fin de semana tratando de salir a tiempo antes de que el país europeo cerrara sus fronteras.

Por su parte, la medio Neira Ortiz hubiera querido viajar a la isla, pero ante la duda de si encontraría vuelos de conexión que le garantizaran llegar, prefirió quedarse en su apartamento en Alemania junto a su compañera y también jugadora Alba Hernández.

Estas son algunas de las historias de los 17 voleibolistas que se encontraban jugando en ligas de Europa hasta la semana pasada. De ellos, 10 permanecerán en el Viejo Continente en medio de la crisis que arropa al mundo por el Coronavirus (COVID-19), lejos de su familia y de su tierra.

Solo seis pudieron cruzar el Atlántico en días recientes, y uno adicional, el libero de la Selección Nacional Dennis del Valle, debe arribar hoy a la isla, informó la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV).

Gabriela Román y Mariana Thon, quienes estaban activas en España, fueron las primeras en llegar a Puerto Rico al igual que Stephanie “Fefa” Enright, quien vino desde Italia. Mientras Pilar Marie Victoriá, llegó este lunes desde Francia.

Valentín, en tanto, ya se encuentra en su hogar en Omaha (Nebraska), tras una travesía que incluyó cuatro vuelos y le tomó unas 35 horas, incluyendo una escala que duró seis horas y un largo y tedioso proceso de cotejo de tres horas y media en la zona de inmigración al llegar al Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

De los varones, solo Maurice Torres había llegado a su hogar hasta el día de ayer. Torres, quien estaba activo en Japón, vive en California y según indicó el presidente de la FPV, Dr. César Trabanco, este ya había hecho el viaje.

En entrevista con El Nuevo Día, Valentín recordó los estresantes días que vivió hasta finalmente llegar a su hogar.

“Desde el miércoles que salió la noticia de Donald Trump (presidente de Estados Unidos) de que el viernes a la medianoche iban a cerrar para los turistas (vuelos de Europa a Estados Unidos), se entendió que era para todo el mundo cuando salió el comunicado. O sea que desde el miércoles estoy estresada, porque si se daba una cuarentena, no quería pasarla en Polonia sola, ni tampoco no viajar por 30 días”, dijo vía telefónica Valentín desde su residencia, donde se sometió a una cuarentena voluntaria desde que arribó el domingo.

Valentín, de 30 años, dijo que parte de su temor se basaba en lo que ha notado en la vida diaria del país polaco.

“Son muy celosos con su cultura y su país, después de todo lo que pasó con la guerra. Son personas que no confían en los extranjeros. Entonces, cualquier cosa que esté a su alrededor que pueda perjudicar al país, ellos toman medidas extremas. Cuando Trump dio el comunicado, yo me asusté porque dije, ‘en cualquier momento cierran las fronteras aquí y no voy a poder salir’”.

La disyuntiva para la colocadora estaba en que todavía la liga polaca no había cancelado su temporada. El jueves, Valentín tuvo que ir a practicar y le informaron que el día anterior habían estado a punto de detener el torneo pero que seguía en pie.

No obstante, el pasado viernes, cuando tenían una práctica programada para las 3:00 p.m., recibieron una llamada de aviso que la sesión se había cancelado pero que tenían una reunión. Fue allí que les informaron en persona que se había cancelado la temporada, y le notificaron a Natalia y a las demás jugadoras extranjeras, que debían comprar pasaje y regresarse porque las fronteras de Polonia en efecto cerrarían a la medianoche del sábado, y no habría salida dentro de 30 días.

Fue entonces cuando comenzó el corre y corre de Valentín, quien dijo que en menos de 10 horas tuvo que empacar cuatro maletas, dejar limpio su apartamento y el auto de alquiler, antes de poder partir a la mañana siguiente ya que su vuelo salía a las 9:00 a.m. desde Rzeszow, ciudad donde juega su club KS DevelopRes, en ruta a Warsaw. Pero antes de su salida, le llegó una notificación de que el vuelo de Warsaw a Nueva York estaba atrasado cuatro horas.

“No dormí nada. Tuve que poner música del océano para poder despejar la mente y descansar algo, porque si no duermes, el sistema inmunológico te baja. Así que estuve seis horas en Warsaw. Pero llegamos a Nueva York, y cuando llegamos, estuvimos tres horas y media en el ‘screening’ de inmigración. Pero ya yo estaba feliz porque ya estaba en América. Mi preocupación era llegar a Estados Unidos y que me dejaran entrar. Que no me encerraran en Polonia, ya que la liga estaba cancelada y qué iba a hacer allá”.

La travesía total de Valentín duró un día y medio.

Sin alternativas Neira Ortiz

Pero la historia de Neira Ortiz fue otra, ya que al momento de hacer las gestiones para auscultar alternativas de vuelo, no encontró garantías de que podría llegar a Puerto Rico. Ella y su compañera Alba Hernández, que también se encuentra jugando en Alemania, optaron por quedarse en sus respectivos apartamentos, pues se sienten más seguras allá que exponerse a un potencial contagio en alguno de los vuelos.

“La verdad es que no nos quedamos varadas ni estamos restringidas. La decisión fue tomada por nosotras. Tomamos la decisión de ser responsables con nosotras para no exponernos al virus, y además no exponer a nuestras familias”, dijo Ortiz a El Nuevo Día desde Alemania.

Su mayor temor era que luego de salir la ciudad de Vilsbiburg, donde jugó con el Rote Raben antes de la cancelación de la Bundesliga, se quedara varada en algún destino antes de llegar a Estados Unidos o Puerto Rico.

“Hasta ahora estamos tranquilas. Estamos encerraditas. Estamos igual que en Puerto Rico, que los supermercados están abiertos. Pero no se siente pánico ni la gente se está llevando las cosas al garete (de las tiendas). Aquí las personas están tranquilas y todo normal. No hay mucha gente en la calle. Los supermercados están llenos, pero todo muy organizado”, destacó la medio de 26 años.

“Tenemos todo empacado, pero aquí nos vamos a quedar. Esperando a que todo se estabilice”.

En comunicación constante la FPV

Por otra parte, el presidente de la FPV, Trabanco, señaló que ha mantenido comunicación con la mayoría de los jugadores y jugadoras que están fuera del país y en términos generales, aun los que pasarán esta emergencia fuera de Puerto Rico, se escuchan tranquilos.

“Están bien tranquilas, todas en buena salud, y los varones también. Sí, a algunos ya le cancelaron la temporada y quieren regresar a su país. Tenemos una lista de los que ya han venido, y hay otros que ya están llegando”, señaló Trabanco, quien tuvo comunicación ayer tanto con Daly Santana (Italia) como con Raymariely Santos (Francia) y estas le indicaron que no viajarán.

“De los varones creo que el primero que regresó fue Maurice Torres, y Arnel Cabrera se comunicó conmigo ayer (lunes) y estaba haciendo gestiones para que el club (Arcada Galati) le adelante el pasaje”.

A continuación la lista completa de jugadores que permanecen en Europa, seguida por los que ya están en su domicilio:

BORICUAS POR EUROPA

Daly Santana, Italia

Jennifer Nogueras, Grecia

Julymar Otero, Finlandia

Neira Ortiz, Alemania

Alba Hernández, Alemania

Raymariely Santos, Francia

Génesis Miranda, Hungría

Arnel Cabrera, Rumanía

Arturo Iglesias, Polonia

Brian Negrón, España

De vuelta a casa:

Stephanie Enright (desde Italia)

Gabriela Román (desde España)

Mariana Thon (desde España)

Pilar Victoriá (desde Francia)

Natalia Valentín (desde Polonia, vive en Omaha)

Maurice Torres (desde Japón, vive en California)

Dennis del Valle (desde Suiza, arriba el miércoles a Puerto Rico)


💬Ver 0 comentarios