La medida impactará directamente los torneos de voleibol y baloncesto que se celebran en el Centro de Convenciones con tres y cuatro partidos por día para algunos equipos. (Archivo / GFR Media)
Este caso dio inicio el 30 de diciembre de 2018.

El Tribunal de Apelaciones desestimó el recurso de revisión judicial sometido por ocho organizaciones deportivas que buscaba que los reglamentos de avales y de afiliación de la Federación Puertorriqueña (FPV) fueran declarados ilegales.

La sentencia, con fecha del 23 de octubre, fue dada a conocer este miércoles.

El panel compuesto por el presidente de ese tribunal, el magistrado Abelardo Bermúdez Torres, y los jueces Carlos I. Candelaria Rosas y Monsita Rivera Marchand, confirmó la sentencia del Tribunal de San Juan, que desestimó la demanda que Sports Alternative sometió junto a la Alianza Puertorriqueña de Árbitros, Volley Complex LLC, Pro Zone Volleyball, Inc.; el club de Volleyball de Humacao, Inc.; Piratas Volleyball Club, la Liga Recreativa y Deportiva de la Montaña, Inc. y el Lares Volleyball Club.

El grupo de apelantes solicitaba que se declararan “nulos e ilegales” los reglamentos de avales y afiliación de la FPV por entender que esta federación “no podía autorizar, promover o reglamentar la práctica del voleibol en Puerto Rico que no fuera olímpico o profesional”.

En el escrito del Apelativo, los jueces señalan que coinciden con el foro de primera instancia en el sentido de que la FPV “es una entidad privada que, a través de contratos voluntarios de afiliación o avales con sus participantes, tiene establecidos reglamentos legales y válidos que cumplen con las obligaciones federativas para con los organismos internacionales”.

Agregaron que “en virtud de esos contratos de afiliación, la FPV no tiene límite para regir el deporte en todas sus categorías sobre sus afiliados y estos, tienen que cumplir con su reglamentación. Ello no contraviene la Ley 8-2004 (Ley Orgánica del Departamento de Recreación y Deportes), pues no se le está otorgando poder absoluto a la FPV para regir el deporte a nivel nacional, sino que sus afiliados tienen que cumplir con los pactos contractuales contraídos” con la federación nacional.

Asimismo, puntualizaron que los acuerdos suscritos entre la FPV y sus afiliados son “enteramente voluntarios” y que de no estar de acuerdo con sus limitaciones, “entonces sus afiliados válidamente podrían desafiliarse” y que “las entidades deportivas pueden realizar torneos en las disciplinas deportivas que le interese, y la FPV no restringe de manera alguna esas prerrogativas”.

Este caso comenzó el 30 de diciembre de 2018, cuando los ocho grupos deportivos mencionados presentaron una demanda en el Tribunal de San Juan en la que solicitaban una orden de cese y desista contra la FPV para que se le prohibiera interferir con los torneos realizados por Sports Alternative.

En medio del proceso, el Comité Olímpico de Puerto Rico, la Federación de Baloncesto de Puerto Rico y la Federación Puertorriqueña de Fútbol, así como la de Tenis de Mesa, quienes también cobran avales y afiliaciones, se unieron al caso.

El DRD también intervino como demandado, aunque sometió mociones favorables a Sports Alternative en el sentido de que las federaciones no son las que tienen la autoridad para regir sus deportes en Puerto Rico.