Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Elías Sánchez (en primer plano) dijo que parte del déficit presupuestario radica en que el gobierno arrastra unos $1,800 millones en asignaciones especiales correspondientes a años fiscales pasados y que nunca se han utilizado.
Elías Sánchez (en primer plano) dijo que parte del déficit presupuestario radica en que el gobierno arrastra unos $1,800 millones en asignaciones especiales correspondientes a años fiscales pasados y que nunca se han utilizado. (Teresa Canino Rivera)

While the Oversight Board’s (OB) technical team continues questioning the premises contained in the Fiscal Plan for Puerto Rico (FPPR), Ricardo Rosselló Nevares’s administration intends to strike $625 million in obligations from its books, after declaring tens of millions of dollars in budgetary allocations approved by the Legislature years ago as time-barred items.