Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Alejandro Torres Rivera, presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico.

Aquel que no se detiene a examinar con detenimiento sus errores, está destinado a repetirlos.

Esa es una de las varias razones por la cual el estreno del documental “Bancarrota” debería ser una visita obligatoria para todos los puertorriqueños, independientemente de donde sea que están residiendo.

Una razón más contundente es que el filme, dirigido por José M Umpierre y Kendall Marsh, encuentra la forma concreta, ágil y directa de abordar el tema de la crisis económica actual del país.

Su propuesta cinematográfica será conservadora, el documental alterna entre datos, gráficos y entrevistas con varias voces de peso como Myrna Rivera, Jose Antonio Herrero, Juan Lara y Alejandro Torres Rivera entre otros, pero eso no le resta a su efectividad.

La película ha sido construida como herramienta educativa y el valor contundente de esto no se puede refutar. Considerando el contexto socio político que viene atado a este tema, resulta esencial que el filme no presente nada que pueda ser catalogado como propaganda política.

Al igual que con todos sus datos, los cineastas a cargo de esta producción ofrecen claridad en que este es un problema que nos afecta a todos. Antes de llegar a la parte donde los expertos que se sientan frente a sus cámaras, dan sus diferentes perspectivas sobre posibles soluciones ante el asunto, el filme ágilmente presenta los datos y circunstancias históricas que llevaron a que la crisis económica titular fuera algo inevitable.

Si de algo falla el documental es de llegar un momento donde todos los entrevistados comienzas sus aseveraciones con “el problema de Puerto Rico es”, algo que resulta aún más abrumador cuando las posibles soluciones a la crisis no son tan blanco y negro como las razones que llevaron a ellas.

Quizás esa sea la intención de los cineastas, aunque el resto de su trabajo aboga que el acto de ver este documental es parte de la rehabilitación de la ciudadanía que ha sido aplastada por la bancarrota.

Umpierre y Marsh están conscientes del valor indiscutible de estar armados con información para entonces enfrentar la larga batalla de encontrar soluciones que no sean ahogadas o diluidas con agendas partidistas.


💬Ver 0 comentarios