La actriz logró  identificarse con la esencia de su personaje, “Cristina DeLorean”, una mujer italoamericana, esposa de un magnate que más bien aportaba a su imagen de éxito (semisquare-x3)
La actriz logró identificarse con la esencia de su personaje, “Cristina DeLorean”, una mujer italoamericana, esposa de un magnate que más bien aportaba a su imagen de éxito. (Suministrada)

Toronto - La actriz puertorriqueña Isabel Arraiza apenas da sus primeros pasos en la industria cinematográfica y ya debutó en los festivales de cine de Venecia y de Toronto tras su participación en la película “Driven”, filmada totalmente en Puerto Rico.

Durante una amena entrevista con El Nuevo Día en el Festival de Cine de Toronto, la joven de 27 años conversó sobre su papel en la cinta que abrió el histórico evento cinéfilo.

Arraiza encarna a “Cristina DeLorean”, esposa del diseñador de autos “John DeLorean” -interpretado por el actor Lee Pace.

Sin embargo, antes de transformarse en Cristina, Arraiza comparte su propia historia.

Tan solo tenía 10 años cuando les comunicó a sus padres que anhelaba ser actriz y, de inmediato, recibió su apoyo.

“Siempre me decían, sobre todo mi papá que viviera la vida sin miedo, que fuera a donde me llevara la pasión, ‘y si ahí está tu pasión y el corazón, vas a encontrar la manera de entrar porque las puertas se abren’… Seguí moviéndome y me vieron unos agentes que me impulsaron, y si no me quieren sigo tocando puertas hasta que aparezca algo”.

Le preguntamos si alguna vez pensó competir en un concurso de belleza como plataforma para llegar a la fama.

“Nunca se me ocurrió porque nunca dudé, ni por un segundo, en ser actriz. Mientras estudiaba en la Universidad de Puerto Rico los compañeros me decían que entrara en uno de esos certámenes, pero no me vi de esa manera. No es hasta los últimos años que aparezco con un montón de maquillaje ante las cámaras, porque todo esto es una ilusión óptica, y que algún productor me quisiera dar trabajo. Lo demás, era estar en el lugar indicado en el momento indicado”.

Su momento fue con Cristina DeLorean. “Cristina es una mujer italoamericana muy parecida a mí, pero con ojos claros. Los lentes (ya que utilizó un par color azul pintado a mano) fueron creados con una nube que no me permitía ver bien, pero iban muy bien con la Cristina desconectada del mundo. Es una historia bien compleja, fascinante, rara y emocionante”, comentó la actriz nacida en San Juan y criada en Vega Baja donde vivió hasta los 23 años.

Luego, se fue a estudiar a Estados Unidos donde se convirtió en la primera puertorriqueña en ser aceptada en la prestigiosa escuela de música, baile y teatro The Juilliard School, en Nueva York.

Sobre su colega, Lee Pace, la actriz solo tiene halagos. “Es un tipo muy elegante, paciente, disciplinado, de pocas palabras, reservado, muy concentrado siempre en su papel. Me encantó actuar con él; hizo el trabajo mucho más fácil. Lee entrenó en Juilliard al igual que yo, por eso nos conectamos enseguida. Es un tipo de metodología, tenemos las mismas herramientas. Además, es paciente, algo bueno porque yo estaba supernerviosa por actuar con esos artistas de Hollywood. De momento me decían ‘acción’ y sentía que se me iban a olvidar mis líneas”.

La intérprete indicó que esa ansiedad vino de la mano del huracán María. “Era un sentimiento de pérdida, de impotencia, a pesar de que mis padres estaban bien y me la pasé con ellos en Vega Alta, sentía que mi pueblo estaba pasándola mal. Pero tuve que dejar eso a un lado y pensar que era una americana de los 80 y ponerme lentes de contacto azules”, sostuvo.

Para Arraiza, la historia en la que el protagonista es acusado de narcotraficante, y de otros líos judiciales, es fascinante. “A él nunca se le probó nada. Fue la primera persona que se mercadeaba como producto, o sea que el tipo estaba haciendo lo que ahora se ve en las redes sociales, pero 40 años atrás”.

No obstante, la esposa de DeLorean la capturó. “Cristina fue fundamental en complementar esa idea de la belleza. Mi trabajo, no quiero decir que fuera muy fácil, pero mi primer proyecto cinematográfico ha sido extraordinario. Estoy en una buena historia con buenos actores, sin tener que caer en la responsabilidad de una narratoria. Mi imagen resulta algo específico en la historia, que era aportar a la belleza, el éxito, a la ilusión”.

Su segunda propuesta cinematográfica “American Dreamer”se exhibirá en el Festival de Cine de Los Ángeles la próxima semana.

Aparte de sus planes en la actuación, la joven tiene como meta ayudar a su gente en la isla.

“Eventualmente, cuando tenga la plataforma y el nivel adquisitivo, me gustaría empezar a desarrollar proyectos para comunidades de envejecientes. Se tardará unos años pero yo voy a mí”, concluye emocionada.

¿Sabías que?

Isabel Arraiza fue la responsable de uno de los primeros vídeos virales de Puerto Rico cuando en el 2008 irrumpió en Facebook y YouTube con el vídeo “Monólogo idiomático” en el que imitaba diversos acentos en español e inglés en el personaje de la profesora “Marcela Santaolalla”. Entonces contaba con 17 años.


💬Ver 0 comentarios