(AP)

Un espectáculo completamente diferente ocurre a pocos pies hacia la derecha del escenario principal de los premios Oscar en los laterales donde se reúnen los presentadores. Allí, los ganadores emocionados tienen un momento para procesar lo que acaba de suceder y el personal de producción se mantiene ocupado asegurándose de que todo salga como planificado.

A continuación, resumimos algunos momentos que las cámaras no captaron en los 92 entrega de los premios.

"¿DE QUIÉN ES ESTA?"

El ganador al premio del mejor actor, Joaquín Phoenix, salió del escenario aturdido y con lágrimas por su emotivo discurso de aceptación. Jane Fonda esperaba para presentar el premio a la mejor película y era una de las pocas caras familiares que la estrella de “Joker” reconoció en las alas del Dolby Theatre de Los Ángeles, así que se detuvo para darle un abrazo y un beso en la mejilla.

Phoenix miró la estatuilla dorada en su mano y dijo: “¿De quién es esto?”

La mujer que lo acompañaba a su siguiente parada dijo suavemente: “Es tuyo”.

(AP)

LOS NERVIOS DE STEVE MARTIN

Steve Martin se aseguró de llegar temprano a las alas para el show inaugural que ofrecieron él y Chris Rock el domingo, pero su rapidez también significó que tenía un poco de tiempo para matar. Martin caminó de un lado a otro en los laterales del teatro y se detuvo un par de veces para revisar su solapa y el lazo de su corbata en el espejo.

Ofreció algunas palabras de apoyo a los artistas que se preparaban para presentarse con Janelle Monae.

“Harás un buen trabajo”, dijo Martin con un pulgar hacia arriba. “Pero se supone que debes decir ‘break leg’”, añadió.

Luego, se tomó un momento para disfrutar de la actuación, mirando los monitores con una gran sonrisa. Pero rápidamente volvió a pensar en su momento inminente en el escenario.

“Mientras tenga mi línea de apertura, estoy bien”, dijo, sin dejar de caminar.

LA REVELACIÓN DE CORDEN

Cuando James Corden se encontró con Maya Rudolph y Kristen Wiig al principio del espectáculo, las dos mujeres estaban ansiosas por saber qué haría Corden. Él no reveló exactamente lo que estaba por venir, pero le dijo a Rudolph que se estaba “poniendo un disfraz” y que “no cumpliría con sus expectativas". Rudolph prometió que de todas formas gritaría por él.

Más tarde, Corden se encontró nuevamente con Rudolph y Wiig, esta vez con su atuendo completo de “Cats” junto a Rebel Wilson.

“Esto es ridículo”, dijo. “Eso es todo. Esto es el mundo del espectáculo”, añadió.

Los productores del evento pidieron una foto con los dos “gatos”. Corden lo hizo, pero les advirtió que van a “necesitar un rodillo para quitarse la pelusa” si se acercaban demasiado.

HACIENDO PLANES

Nunca sabes con quién te encontrarás en el backstage de los Oscar, o a quién verás haciendo planes, como Chris Rock y Timothée Chalamet o Rami Malek y Oscar Isaac.

“Mi hombre, mi hombre”, dijo Rock a Chalamet, saludándolo con un abrazo. “¿A dónde vas después? Vamos a cenar”.

CHARLIZE THERON ACONSEJA A SU MAMÁ

“Tranquilízate”, aconsejó Charlize Theron a su madre mientras esperaban en la fila para ir al baño. “Es una noche larga”, añadió.

Las dos esperaron pacientemente a que los dos puestos del baño se desocuparan. Cuando e desocupó uno de ellos, Theron insistió en que su madre lo tomara primero.

RENÉE NO PARA DE TEMBLAR

La ganadora al premio de mejor actriz, Renée Zellweger, parecía tan preparada como podía mientras se deslizaba fuera del escenario y hacia las alas, con Oscar en la mano, pero puede haber sido solo una actuación más. En medio de una serie de “gracias” a todos los simpatizantes, la estrella de “Judy” admitió que estaba teniendo problemas para mantener la calma.

“Si tan solo pudiera pararme derecho”, dijo Zellweger. “Estoy temblando mucho”, añadió.

KEANU Y DIANE JUNTOS OTRA VEZ

Han pasado 17 años desde que Keanu Reeves y Diane Keaton protagonizaron “Somethings Gotta Give”, de Nancy Meyers, pero no parecía que hubiera pasado un día entre bastidores en los Oscar.

Los dos se reunieron para presentar el premio al mejor guion original el domingo por la noche. En las alas del teatro, compartieron un dulce momento: Reeves le ofreció a Keaton su brazo y los dos entraron unidos a la tarima.


💬Ver 0 comentarios