Nacido en Nueva York de padres puertorriqueños, el actor con una ascendente carrera en cine y televisión no duda en identificarse como boricua. (semisquare-x3)
Nacido en Nueva York de padres puertorriqueños, el actor con una ascendente carrera en cine y televisión no duda en identificarse como boricua. (Ramón “Tonito” Zayas)

Mientras su carrera profesional se mantiene en continuo ascenso, filmando películas con Denzel Washington y Angelina Jolie, el actor puertorriqueño Ramón Rodríguez saca tiempo para trabajar por la recuperación de Puerto Rico tras el azote del huracán María.

Nacido en Nueva York, de padres boricuas, Rodríguez afirma que esta es su patria y, por lo tanto, era imposible para él quedarse de brazos cruzados sabiendo la necesidad que enfrentaba.

Por eso, hace más de un año comenzó a liderar en Puerto Rico el trabajo del proyecto “100Roofs”, que hasta la fecha ha logrado reconstruir sobre 250 techos en los pueblos de Orocovis y Morovis. Además, ha puesto en marcha un programa de mentoría para entrenar a unas 20 personas de diversas comunidades en el oficio de la carpintería. Este número continuará en aumento y el programa será ampliado a la comunidad sanjuanera de Playita en enero. Allí se construirán más techos y se entrenará a más personas.

El actor, cuyos títulos en el cine incluyen “Transformers: Revenge of the Fallen”, “The Taking of Pelham 123” y “Need for Speed”, dirigió el documental “Pa’ lante”. Filmado a cinco meses del ciclón, la película gira en torno a la paulatina recuperación de los sectores que fueron impactados por el trabajo de “100Roofs”.

“Grabamos en Playita, Cantera y Orocovis. La gente va a conocer a algunos voluntarios y familias y cómo se han hecho techos en dos días”, explicó el actor, quien además contó con la colaboración de las fundaciones estadounidenses Today, I’m Brave y Heart 9/11.

La presentación de este trabajo se llevará a cabo, libre de costo para el público, el jueves, 20 de diciembre, a las 6:00 p.m. en el Teatro Raúl Juliá-Banco Popular del Museo de Arte de Puerto Rico.

Rodríguez enfatizó que uno de los propósitos principales de la gestión realizada en Puerto Rico a través de la mentoría en carpintería es preparar a los ciudadanos para responder a otra posible emergencia. Entre las personas que completaron el curso de diez semanas se encuentran mujeres y hombres que ahora cuentan con uncertificado que les permite no solamente ayudar en la restauración de sus comunidades sino conseguir trabajo.

El actor puertorriqueño le da seguimiento al trabajo comunitario con viajes a la isla cada vez que tiene espacio en su agenda. Incluso realizó hace varios meses un viaje a través de la isla por la misma ruta del huracán.

“Yo soy boricua. Es un orgullo y estoy en una posición en la que puedo hacer algo. Siento que tengo la responsabilidad de hablar de lo que está pasando porque hoy día hay tanta información y tanto pasando, que en dos días o una semana se te olvidó lo qué pasó. Pero yo no puedo dejar que la gente olvide lo que está pasando aquí, que todavía a un año y tres meses del huracán hay gente viviendo con un pedazo de toldo o han tenido que irse a otra casa. No me siento bien con eso”, dijo.

Del baloncesto a la actuación

Rodríguez, de 39 años, se crio junto a su madre y sus tres hermanas. Su interés principal durante la juventud fue el baloncesto, deporte en el que se destacó. Un día el reconocido DJ y entonces vecino, Babito García, lo animó a participar en una competencia de la marca de calzado y ropa deportiva Nike. Rodríguez solo accedió a ir porque iban a estar regalando tenis.

“Tenía 30 segundos para mostrar trucos con la bola y yo podía hacer trucos de los Globetrotters”, contó.

Con su desempeño resultó vencedor y también ganó un contrato para hacer comerciales. A partir de esa primera experiencia frente a las cámaras su vida dio un giro. Su carisma llamó la atención de agentes que lo llamaron para empezar a realizar audiciones. Así fue obteniendo papeles en diferentes series de televisión y decidió empezar a tomar en serio el estudio de la profesión.

“Yo soy una persona que si me fascino con algo, me obsesiono. Tengo que aprenderlo todo, no puedo ver nada más. Primero fue el basket, luego el baile de salsa, la actuación y ahora estoy en la dirección y producción porque me siento que al menos en Estados Unidos no hay historias donde me vea reflejado y creo que nos están representando con estereotipos y clichés”, opinó.

Las series “The Affair” (Showtime) y la adaptación de Disney de “One and Only Ivan”, junto a Angelina Jolie, forman parte de los trabajos más recientes del actor. Rodríguez también fue protagonista del drama “Gang Related” y participó de las series de Netflix “Iron Fist” y “The Defenders”.

Respecto a cómo ha marcado su carrera trabajar en grandes producciones y junto a actores consagrados, Rodríguez comentó que se concentra en aprender de ellos lo más que puede.

“Soy como una esponja. Con Denzel (Washington) estuve tres meses (rodando la película he “Taking of Pelham 123”). Yo preguntaba, hablábamos y él me contestó cosas que me han ayudado mucho porque absorbo información y luego tengo más herramientas”, comentó.

Otra gran escuela para éles la vida misma. Incluso, ahora que se encuentra enfocado en desarrollarse en la faceta de la dirección, trabajó en un libreto que rescata una de esas enseñanzas. Se trata de una historia basada en la relación con su padre, el músico y miembro de la agrupación de salsa “Conjunto Clásico”, Ramón Rodríguez.

El actor narró que su padre, natural de Orocovis, se fue de la casa cuando él era pequeño.

“Estaba ‘angry’ porque él se fue de casa... Me quedé ‘enfogonao’ por mucho tiempo con eso. Entonces conocí a una muchacha y ella me aguantó un espejo en la cara para enseñarme que tenía que bregar con mi vida. Empecé a escribir memorias y cosas, vomitando lo que tenía adentro”, compartió el actor, quien no vio a su padre durante 12 años.

El reencuentro ocurrió cuando pensó en que si su papá moría, él iba a tener que lidiar con esa ausencia de una manera muy complicada. Entonces viajó a Puerto Rico y tocó a su puerta.

“Fue un momento interesante y un día especial. De ahí tenemos una relación mucho mejor. La historia está inspirada en eso. En cómo te haces hombre sin tu papá y en si puedes enfrentar tu pasado. Todos tenemos un pasando que nos marca y estoy fascinado con eso”, adelantó.

El actor busca financiamiento para filmar el año que viene y espera tener a Puerto Rico y Nueva York como escenarios.

Otro de los temas que a Rodríguez le interesa continuar explorando es la identidad, en los géneros de la comedia o el drama, o una mezcla de ambos.

“Para mí los boricuas tenemos drama y comedia. Pienso que así lidiamos con el pasado”, comentó.


💬Ver 0 comentarios