Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La tercera parte de la serie resulta muy efectiva para los aficionados al género del horror. (AP)

Usualmente, en una franquicia cinematográfica el nivel de calidad va bajando con cada secuela. Sin embargo, los filmes de “Annabelle”, que surgen después del éxito rotundo de “The Conjuring” en la taquilla, son la excepción a esta regla. La primera película de esta muñeca demoníaca fue muy mala, la segunda dio un brinco en calidad considerable y la tercera, que estrena hoy en los cines de Puerto Rico, finalmente puede ser celebrada como una oferta de horror y suspenso sólida y extremadamente efectiva.


💬Ver 0 comentarios