Thor en una escena de
Los personajes principales de "Avengers Endgame". (Suministrada)

Los Ángeles - Un evento cinematográfico sin precedente. Esa es la mejor forma de describir el estreno de "Avengers Endgame", la producción número 22 de Marvel Studios que ha sido concebida como la culminación del universo que comenzó en las páginas de sus cómics.

Para los que han seguido estos filmes durante la última década, el largometraje que llega este jueves a los cines de Puerto Rico será el equivalente a un maratón de sorpresas. La primera de ellas es como los directores Joe y Anthony Russso y los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely se las han ingeniado para lograr una oferta de entretenimiento de escala épica que es consistentemente impredecible.

El que esto llegue a la pantalla acompañado de una ambición artística tangible logra que la película sea emocionante para aquellos del público que nunca han leído un cómic de Marvel, pero sí han seguido la progresión de este universo en la pantalla desde que Robert Downey Jr. fue transformado en “Iron Man” hace once años.

Lo otro que debe disparar el entusiasmo del público es saber que su campaña de publicidad no ha revelado nada significativo sobre la forma espectacular en que esta aventura de los Avengers se desarrolla en pantalla. Como consecuencia de esto, el no saber nada de los detalles de la trama maximiza lo que los hermanos Russo y su impresionante equipo de producción han preparado para el espectador.

Con eso en mente, lo único que le puedo mencionar de la trama es que se explorará el impacto completo de los eventos que dieron cierre a "Avengers Infinity War". Thanos logró su cometido y en un instante eliminó a la mitad de la población de todo el universo. El que las consecuencias de esto se exploren de diferentes ángulos dramáticos es una de las cualidades más emocionantes de esta película.

"Avengers Endgame" fue diseñada para verla en múltiples ocasiones en la pantalla grande y contiene docenas de momentos que lograrán que el público exclame de emoción luego de que su quijada haya tocado el piso en más de una ocasión. Aún más emocionante es cómo la producción honra la jornada de todos estos personajes con una estructura dramática audaz. Esto le da una profundidad dramática inmesurable a esta película.

Aunque la urgencia en el desarrollo de la trama depende por completo de lo que sucedió en la oferta anterior, "Avengers Endgame" supera por mucho a "Infinity War". La clave para este logro en particular es cómo los directores logran que los momentos de catarsis emocional de los personajes titulares sean igual de trascendentales que toda la pirotecnia visual de los momentos de acción que llegan en un lienzo cinematográfico impecable durante las últimas dos horas del filme. (La cinta dura tres horas y un minuto).

Dentro de todos esos arcos dramáticos, lo otro que resulta ser un tesoro es la contribución de su elenco principal. Aunque resulte muy tentador señalar a uno de estos actores como el ancla de esta aventura en particular, hacerlo va en contra de lo que se ha logrado en pantalla. Tanto los actores como los guionistas saben que esta película no es una parada de estrellas de cine. Algo que sería fácil de hacer considerando que esas estrellas son Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Brie Larson, Paul Rudd, Don Cheadle, Karen Gillan y Jeremy Renner. El que la producción conozca y acentúe las fortalezas actorales de cada uno de ellos resulta en que todos tenga la oportunidad de recordarnos porqué fueron la selección perfecta para su personaje dentro de esta encarnación del universo de Marvel.

Todo ese despliegue de recursos artísticos que merecen ser celebrados viene acompañado de uno que otro momento que amenaza con desequilibrar la integridad de la película. Al igual que en "Thor Ragnarok", hay varios instantes en esta película donde la situación en que se encuentran los personajes es utilizada como un trampolín para generar chistes. El problema no es que no sean efectivos o graciosos, su debilidad reside en que su tono particular no cuadra con la emoción genuina del resto del filme. Esto no significa que el humor no sea parte esencial de esta película, lo es. Pero hay dos o tres instantes donde esto registra como chistes internos entre los actores y no algo que fuera esencial para contar este capítulo de la historia de los Avengers. Aun así, en contraste con el resto de los logros monumentales del filme, estas imperfecciones resultan ser mínimas.

Para los que han seguido el desarrollo del universo de Marvel en el cine, "Avengers Endgame" será el detonante de muchas emociones y debates. Una verdadera montaña rusa cinematográfica. Sin embargo, fuera de ese contexto particular, el verdadero valor del filme es reafirmar lo que producciones como "The Dark Knight" y la primera Avengers ya habían ilustrado: que el género de las películas de superhéroes no queda excluido de la posibilidad de crear arte en la pantalla grande. El que eso se haya logrado en un filme que honra y exalta la jornada cinematográfica de 21 ofertas previas es verdaderamente trascendental y asombroso. 


💬Ver 0 comentarios