Rose Byrne (izq.) y Salma Hayek (der.) protagonizan la cinta "Like A Boss" junto con Tiffany Haddish. (Eli Joshua Ade / Paramount Pictures vía AP)

Mia (Tiffany Haddish) y Mel (Rose Byrne) son dos mujeres treintañeras que no necesitan de hombres que las hagan felices, aunque los usan gustosamente para divertirse. Son mejores amigas y compañeras de piso, cómodamente solteras, enfocadas en un pequeño negocio de cosméticos que crearon juntas.

Por ahora todo bien, ¿verdad? Quizás en los albores de la nueva década hemos encontrado una manera de limpiar las telarañas de la comedia romántica tradicional, eliminando las fórmulas estereotípicas de género y empezando de nuevo en la era de #MeToo.

O quizás no.

Pese a un breve comienzo prometedor, "Like a Boss" ("Socias en guerra") pronto demuestra que es decepcionantemente superficial, una aspirante a película de empoderamiento femenino con una trama tan pobre que parece que fue elaborada en 20 minutos en el revés de una servilleta.

La verdadera pena es cómo "Like a Boss" desaprovecha el gran talento para la comedia y química de sus protagonistas, Haddish y Byrne, quienes son merecedoras de un guion mucho mejor. Lo mismo ocurre para la villana interpretada por Salma Hayek, una caricaturesca magnate del maquillaje.

Y para los personajes de reparto interpretados por la veterana humorista Jennifer Coolidge y el astro de "Pose" Billy Porter, como empleados de Mia y Mel.

Porter tiene quizá el toque cómico más genuino de la cinta cuando, en un momento de gran humillación, les ladra a sus dos jefas que "¡sean testigos de mi momento trágico!" y entonces le saca al jugo a su hilarante salida. La verdadera tragedia, sin embargo, es que Porter pudo haber recibido muchísimo más en esta iniciativa mal concebida.

Cuando uno conoce a las amigas de infancia Mia y Mel, las cosas parecen marchar suficientemente bien. Ambas se cepillan los dientes por la mañana y discuten los beneficios de tener sexo con hombres en sus sueños en lugar de en la vida real. "¡Cuando acabo, ellos se van!", dice alegre Mia.

En su pequeña boutique de maquillaje se han hecho de una buena reputación al favorecer la calidad por encima de la cantidad y por valorar la belleza natural de las mujeres en vez del artificio. Mia está acostumbrada a dar descuentos por amabilidad.

Pero lo que no sabe, en parte porque no sabe hacer negocios y en parte porque Mel no se atreve a decirle, es que su empresa está endeudada por casi medio millón de dólares. Para cuando Mel lo confiesa están por quedar en la ruina.

Ahí es donde llega Claire Luna (Hayek), una mujer tipo Cruella Deville que se impone en las salas de su imperio corporativo con un palo de golf, lista para romper todo lo que le parece que se puede romper. Todo lo relacionado con Claire es exagerado, desde el color de su cabello hasta su acento pronunciado y las dimensiones de su sique. Cuando Mia le dice a Claire que no "preocupe su pequeña cabecita" por algo, Claire le responde: "Mi cabeza no es pequeña, lo que pasa es que mis pechos son enormes".

Claire le dice a las mujeres que quiere invertir en su empresa y pagar su deuda. Ella recibirá 49% de las ganancias, pero obtendría 51% si la relación entre Mel y Mia se ve afectada y una de ellas renuncia. En esencia Claire apuesta porque Mia y Mel se terminen separando.

¿No se sienten empoderadas todavía?

Por suerte hay un pastel de vagina servido en un baby shower para distraernos, y muchas otras referencias a la anatomía reproductiva de las mujeres, así como la de los hombres, lo que le valió una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años vayan acompañados de un tutor al cine). También hay una escena de karaoke, como deberían tener todas las películas de amistad femenina.

Y Haddish se ahoga con chiles muy picantes, dispara vómito de leche de cabra sobre sus amigos y termina en el baño, ¿por qué? El director Miguel Arteta ha hecho películas mucho más sustanciales como "The Good Girl" ("Una buena chica") y los guionistas Sam Pitman y Adam Cole-Kelly parecen haber buscado una versión fresca, graciosa y atrevida de la vibra de "Bridesmaids" ("Damas en Guerra"), con una escena de problemas gástricos incluida. Pero se olvidaron de lo fresco y gracioso, y también de lo atrevido.

Y además se supone que debemos pensar que Mia y Mel están satisfechas con sus vidas sexuales al tener sexo sin obligaciones. En el caso de Mia con un amigo con derechos, y en el de Mel con encuentros ocasiones con un tipo guapo y torpe que no puede sacar suficientemente rápido en la mañana. Dios nos libre de que puedan tener relaciones decentes y satisfactorias con hombres y también tener éxito en sus empleos.

Habría muchas cosas que explotar aquí si quisieran, no sólo por las relaciones laborales entre mujeres, sino por una amistad de interracial de décadas, o los sacrificios que las mujeres todavía tienen que hacer al tratar de equilibrar el trabajo con la vida personal, temas que pudieron ser considerados sin que la cinta dejara de ser entretenida con los talentos cómicos de Haddish y Byrne.

Tendremos que esperar para ver esa película.

"Like a Boss", un estreno de Paramount Pictures, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años vayan acompañados de un tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por su lenguaje, imágenes sexuales crudas y uso de drogas. Duración: 83 minutos. Una estrella y media de cuatro.


💬Ver 0 comentarios