El país perdió una de sus sedes culturales más antiguas por culpa de un feroz incendio.

Bien es sabido que el patrimonio histórico cultural de Puerto Rico, edificios históricos, archivos y museos bajo el ala del Instituto de Cultura Puertorriqueña, así como museos privados y municipales sufrieron los embates del paso de los huracanes Irma y María.

Estos fenómenos pusieron de manifiesto lo frágil y desatendido que está el acervo cultural del país y la poca atención que recibe en materia de asignación de fondos en un país en quiebra.

Sin embargo, no solo los huracanes amenazan nuestro legado cultural e histórico: terremotos y tsunamis son peligros latentes, así como incendios, como el que destruyó el Museo Nacional de Brasil.

¿Se prepara Puerto Rico para evitar una tragedia similar?

Carmen Marla López, directora del Programa de Patrimonio Histórico Edificado y directora interina del Archivo General y de la Bibilioteca Nacional, explicó que los estragos causados por los huracanes del año pasado levantaron la alerta sobre la importancia de crear un sistema de comunicación y apoyo que incluso trascienda nuestras costas.

“Después de los huracanes Irma y María estamos más alertas en cuanto a todo lo que hay que hacer. Todavía estamos culminando el proceso de recuperación. Hubo documentos que se afectaron y el trabajo fue rescatarlos y estabilizarlos. Se logró gracias a personal del Smithsonian Institute y del propio Archivo General. Estamos documentando daños y los riesgos a los que se podrían exponer las colecciones para de ahí trazar planes de manejo de emergencia en las facilidades. Se trabaja en una red de comunicación local e internacional. Recientemente estuvimos en San Martín en la creación de una red de emergencia en el Caribe para apoyarnos unas islas a las otras en situaciones de emergencia para preservar el patrimonio cultural. En FEMA está representado el sector cultural y de patrimonio, y aunque estemos último en la lista, estamos en la lista. Entre las propuestas que se han presentado al gobernador está la identificación y creación de un centro de conservación, que se identifiquen recursos humanos y económicos. Estamos conscientes de la importancia de mejorar la planta física del Archivo General”.

López destaca que ante la emergencia, el sector cultural se ha unido más para identificar necesidades y recursos en común.

“Se creó el consejo de orientación en asuntos culturales que se ha reunido e incluye al gobierno estatal, FEMA, Oficina Estatal de Conservación Histórica, Parques Nacionales, Fundación Luis Muñoz Marín, Museo de Arte de Puerto Rico, Museo de Arte Contemporáneo y la Universidad de Puerto Rico para trabajar un plan estratégico y unir esfuerzos”.

Marta Mabel Pérez, directora ejecutiva interina del Museo de Arte de Puerto Rico se unió al sentido de pérdida a nivel mundial que significa el incendio del Museo Nacional de Brasil.

“Los Museos del mundo estamos hoy de luto, esta es una pérdida irreparable para Brasil, para la humanidad. Se han perdido tesoros invaluables de la historia, que no podrán recuperarse jamás. Es momento para reflexionar acerca de cuán importante es que todos los sectores de la sociedad reconozcan y respalden la labor que realizamos desde los museos. Los museos son guardianes de la historia de su país, de su gente, a través de sus colecciones. Son espacios comunes para la conexión humana, desde donde puede contarse la historia universal. El patrimonio nos pertenece, a todos y todas, y estamos llamados a defenderlo y cuidarlo”, indicó.

Por otra parte, Alejandra Peña Gutiérrez, directora ejecutiva del Museo de Arte de Ponce se unió al sentido de pérdida y solidaridad, así como subrayó la importancia de que se desarrolle política pública conducente a proteger el patrimonio cultural.

“Es una absoluta tragedia pensar que en unas cuantas horas pueda destruirse la memoria de un pueblo, debido a la falta de políticas públicas que garanticen la preservación de un patrimonio que a todos nos pertenece. Los profesionales de museos en el mundo, llevamos a cabo nuestra labor cada vez con más dificultades y carencias. La conservación de la historia y el patrimonio debe ser una responsabilidad compartida. Estado y sociedad civil deben entender que es necesario su apoyo para preservar estos legados, que no pertenecen a ciudades, o países, porque son parte de un acervo común que da fe de la historia de la humanidad”.


💬Ver 0 comentarios