Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El Instituto de Cultura se enfrenta a un nuevo panorama fiscal (horizontal-x3)
Carlos Ruiz Cortés podría desempeñar doble función si es nombrado como director de la Corporación de las Artes Musicales. (Teresa Canino)

Cuando aceptó ser director ejecutivo del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), el historiador Carlos Ruiz Cortés sabía que tendría grandes retos por delante, pero desconocía específicamente cuáles serían.  

A poco más de 50 días frente a la principal institución cultural del País, Ruiz Cortés tiene un panorama más claro.  De todas las agencias del gobierno, una de las que ha sufrido recortes constantes es el ICP, que de 2013 a 2017 recibió una reducción presupuestaria de 29.17%, según datos provistos por el propio director ejecutivo.  El presupuesto actual de la agencia es de $11.8 millones, el cual se reducirá en un 10% para el próximo año fiscal por orden ejecutiva.  Este escenario, lejos de desanimar a Ruiz Cortés, lo motiva a buscar alianzas y esfuerzos interagenciales que redunden en mayor actividad cultural y económica para el País.

Ejemplo de ello es la línea artesanal que desarrollará en los Muelles de San Juan en alianza con la Autoridad de los Puertos, donde destacará a músicos y artesanos adscritos al ICP para que los turistas puedan consumir y comprar arte hecho aquí, o la propuesta para crear un currículo cultural en las escuelas públicas del país que desarrolla con el Departamento de Educación.  

También ha creado alianzas con el grupo Inversión Cultural, empresa social que tiene como meta fortalecer el ecosistema creativo para crear incubadoras creativas o fábricas culturales en edificios y estructuras abandonadas del gobierno. Estos esfuerzos de colaboración, dijo, le permitirán hacer más con menos y fomentar una economía cultural.

“Estamos buscando la manera de allegar fondos. Ahora, dentro de este asunto fiscal, que es totalmente novedoso a años anteriores y sobre todo con la inclinación hacia el reconocimiento que tiene que haber de la Junta de Supervisión Fiscal, pues ahora hay unos movimientos económicos que hay que ver. Estamos intentando para que haya ingresos de una manera u otra, pero el principal propósito de nosotros es que se abran espacios para los artistas y que haya un ecosistema económico gracias a la cultura”, compartió ayer Ruiz Cortés desde su oficina.

Pero mientras se gestan esas nuevas colaboraciones, el director ejecutivo ha tenido que comenzar una serie de acciones para lograr un nuevo presupuesto con base cero. Dentro de los recortes que propone para el próximo año fiscal aseguró que no cortará nómina y no despedirá empleados. Destacó que en cambio consolidará oficinas regionales, como ya lo hizo en Ponce con los cuatros museos que mantiene el ICP en dicho municipio. Cada uno de estos espacios contaba con uno o dos empleados, los cuales ahora estarán centralizados en la Casa Armstrong.  

“Lo que haremos es que los otros museos se estarán abriendo por cita previa. Esto minimiza costo de agua, luz y equipos”, señaló. 

Otros recortes serán en algunas áreas de seguridad y en cosas tan sencillas como apagar los aires acondicionados y las luces de las oficinas centrales cuando la gente salga de sus horas laborables.  Freddy Vélez, subdirector del ICP, y quien estuvo en la entrevista, destacó que solo en fotocopiadoras se gasta “una barbaridad”, por lo que también han decidido reducirlas. Ruiz Cortés opinó que la realidad fiscal de la agencia hubiese sido otra de no haber sido por los $11 millones que en agosto de 2015, el ICP tuvo que transferir al Banco Gubernamental de Fomento y que fueron declarados a pérdida ante la falta de liquidez de la institución bancaria.

Harán referido a Justicia. Denunció, además, la transferencia de $1.5 millones del Fondo Puertorriqueño para el Financiamiento del Quehacer Cultural a la Compañía de Turismo para la celebración del Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), en el cual participaron los Reyes de España.

“Encontramos bastante injusto que se haya hecho, sobre todo por la necesidad económica que hay en Puerto Rico y de la necesidad de la gesta cultural que muchas veces hay en las comunidades. Gastarse esa cantidad de dinero, que ya no está disponible, me parece que fue injusto”, puntualizó.

Ruiz Cortés precisó que el ICP referirá a Justicia esa transacción para que investigue si se hizo acorde a la ley y si la contratación que hizo la Compañía de Turismo con la corporación sin fines de lucro  Congreso Internacional de la Lengua Española se hizo de forma legal, ya que supuestamente la corporación no contaba con el certificado de cumplimiento que exige el Departamento de Estado. 

Precisó que en el informe de transición, los informes que se entregaron con relación al evento no están auditados y que no aparece en qué se utilizaron los fondos específicamente.  Al preguntarle cuáles, si alguno, fueron los ingresos o beneficios que generó la celebración de este evento internacional en el País, dijo desconocerlo porque tampoco aparecía desglosado en el informe.

“El inicio de todo esto y lo que para nosotros fue un disgusto fue saber que se gastó esta cantidad de dinero del Instituto de Cultura, que tanta necesidad posee y que ahora mismo nos haría tanta falta para hacer tanto gesto”, manifestó el director ejecutivo.

Pero cabe destacar que la ley del Fondo Puertorriqueño para el Financiamiento del Quehacer Cultural Puertorriqueño, el cual fue creado en 1988 para la para la Celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América y de Puerto Rico, establece que el dinero del fondo estará bajo la custodia del Secretario de Hacienda en forma separada y distinta de cualesquiera otros fondos y dineros del Instituto de Cultura Puertorriqueña y sin sujeción a un año económico determinado.

Consolidación

Otro de los retos que enfrenta Ruiz Cortés es la consolidación de agencias culturales. Según había adelantado el pasado mes el secretario de la gobernación, William Villafañe, el ICP se podría convertir en la agencia matriz que regirá las demás instituciones culturales públicas, como parte del proceso de reestructuración del Gobierno central.

Esta fusión incluiría inmediatamente a la Corporación del Centro de Bellas Artes y la Corporación de las Artes Musicales y sus subsidiarias, según explicó el director ejecutivo. 

“Hasta el momento no se ha comentado cuándo va a iniciar el proceso, pero será algo paulatino. No va a ser de hoy para mañana”, aclaró.  

Ruiz Cortés señaló que la consolidación sería en el aspecto administrativo solamente. Las corporaciones funcionarían con una sola Junta de Directores -en este caso la del ICP- y con subdirectorías, pero con una función ejecutiva única, que estaría a su cargo.  

Agregó que el Conservatorio de Música de Puerto Rico y la Escuela de Artes Plásticas no están incluidas dentro de esta consolidación y que funcionarán como hasta el momento.

Ruiz Cortés, en tanto, precisó que la semana pasada recibió copia de una carta que los músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico le enviaron al gobernador Ricardo Rosselló Nevares recomendándole que lo nombre como nuevo director de la Corporación de las Artes Musicales. La semana pasada, la Junta de Directores de dicha corporación despidió a Rafael Irizarry Cuebas, a quien le retiraron la confianza, por lo que el puesto se encuentra vacante. 

 Ruiz Cortés dijo que no tendría problemas en llevar a cabo ambas funciones. “Yo veo que aquí hay muchas cosas que se deben hacer hace mucho tiempo (...). Yo creo que la CAM se puede desarrollar mejor”, manifestó. De ser recomendado por el gobernador, la Junta de Directores tendría la tarea de confirmarlo.  Precisó que de darse ese nombramiento solo cobraría su sueldo como director del ICP.

Se muda La Campechada

En cuanto a los proyectos culturales para la agencia, el director ejecutivo precisó que su plan es descentralizar la actividad del área metropolitana haciendo eventos del ICP en diversas regiones del País.  A esos fines, este año, La Campechada se celebrará en Mayagüez durante el mes de noviembre y se le dedicará a Eugenio María de Hostos. 

Además de este evento, a finales del mes de mayo se llevará a cabo “De Trastalleres a Trastalleres”, un plenazo que comenzará en Trastalleres (Santurce), continuará por el barrio San Antón (Ponce) y terminará en Trastalleres (Mayagüez).  También tiene en agenda desarrollar el Primer Festival Internacional de Cine en Puerto Rico y crear una plaza agrocultural en Bahía Urbana en San Juan.   

“Hemos abierto espacios como Contrafuertes (en el Viejo San Juan), que estuvo cerrado, y estamos trabajando para que se reabra el primer piso de Galería Nacional este año.  Así mismo, (estamos) organizando en Ponce para que los cuatro museos de nosotros y los cuatro de ellos se conviertan en un circuito de museos. Te diría que poco a poco hemos ido organizándonos, abriendo espacios y convocando a mucha gente para discutir, hablar y llegar a acuerdos de cooperación”, compartió sobre los logros alcanzados en sus primeros meses frente a la agencia.


💬Ver 0 comentarios