Este importante espacio artístico cerró por el embate del huracán María. Mira cómo quedó luego de su restauración.

Hace un año el azote del huracán María dejó en muy mal estado al Teatro de la Universidad de Puerto Rico, un edificio histórico con gran significado para la vida cultural del país. Pero gracias a los trabajos de rehabilitación puestos en marcha hace varios meses, la estructura está hoy en mejor estado que antes del ciclón y casi lista para que suba a escena en enero la laureada pieza de teatro musical “Hamilton”, del afamado dramaturgo puertorriqueño Lin-Manuel Miranda.

Fue precisamente el plan de traer “Hamilton” a la isla lo que propició que en esta rehabilitación se realizaran ciertas mejoras necesarias para que puedan presentarse en el teatro piezas teatrales con las exigencias técnicas de las más importantes producciones de Broadway. En específico, la instalación tiene que cumplir con los parámetros establecidos para recibir la acreditación del Actors Equity que permitiría traer futuras producciones de giras profesionales a la isla.

Miranda y su padre, Luis A. Miranda Jr., crearon el Fondo para las Artes, en colaboración con la Fundación Flamboyán, que aportó $1 millón para la reparación cuyo costo final ascendió a poco más de esa cifra.

La arquitecta Jennifer Lugo Cardona, coordinadora de proyectos de la Oficina de Desarrollo Físico e Infraestructura de la UPR, explicó que a causa de María “el sistema de impermeabilización del teatro prácticamente voló o se deshizo y dejó el techo vulnerable. El agua entró y afectó el plafón de la sala central, hubo fallos con el generador y con el sistema de bombas del sótano del edificio”.

Además, la falta de aire acondicionado hizo que proliferaran los hongos.

Para proteger la estructura, inmediatamente la universidad hizo un acuerdo de trabajo con la Oficina de Conservación de las Instalaciones Universitarias (OCIU), la Oficina de Planificación y Desarrollo Físico (OPDF) y con un consultor del sistema de techos. Así pudo mantenerse protegido el edificio hasta que el expresidente interino de la Universidad, el doctor Darrel Hillman, declaró el proyecto como una emergencia.

El plan para arreglar los daños del huracán atendió, paralelamente, los arreglos recomendados por el equipo técnico de “Hamilton”. Durante todo el proceso, ellos estuvieron en constante comunicación con los arquitectos y contratistas a cargo de realizar los trabajos.

“‘Hamilton’ es una obra muy compleja en cuanto al montaje. Para cumplir con todo tuvimos que hacer ajustes y eso fue un reto por el corto tiempo que teníamos”, sostuvo la arquitecta.

Sin embargo, el lunes, con gran satisfacción, mostraron al padre de Miranda el resultado de casi cinco meses de labor. Posteriormente, él publicó en su cuenta de Twitter una imagen del teatro acompañada de la frase: “Leaving Puerto Rico with a great memory - a gorgeous theater almost ready for @HamiltonMusical @Lin_Manuel”. A lo largo de los pasados meses, el activista había estado publicando fotos sobre el proceso de restauración que los encargados del proyecto le iban enviando.

Fue en noviembre pasado que Miranda anunció la llegada de su obra a la isla, con el propósito de ayudar al país a levantarse a través de la atención y el turismo que pueda generar la pieza. Además, el también compositor y actor dijo que le entusiasma mucho poder sentir la energía de los puertorriqueños, tal como ocurrió cuando trajo su obra teatral anterior “In The Heights”, en el 2010.

De hecho, es con la puesta en escena en Puerto Rico, que el artista retoma el papel titular.

El arquitecto José Coleman-Davis, quien dirigió la rehabilitación actual del teatro, así como la más reciente, realizada antes de su reapertura en 2006, dijo que no hubo ajustes tan profundos porque la estructura estaba en buenas condiciones en términos de avances técnicos.

Sin embargo, el teatro no contaba con conexión a internet en casi toda la sala, algo que ahora sí tiene disponible. Además, ahora los técnicos que trabajen en las producciones tendrán mayor visibilidad al escenario y se reforzaron los paneles acústicos para poder contrarrestar el sonido impactante de la música en “Hamilton”, y otros musicales que puedan llegar a presentarse en el teatro a partir del próximo año.

Otro cambio es la iluminación LED y el reemplazo del sistema de “house lights” a uno más moderno, que permitirá el manejo automatizado y no manual, como era anteriormente.

“Ahora el teatro está al día en tecnología, atemperado a estos tiempos. Fue un reto porque este es un teatro histórico y patrimonio de Puerto Rico, pero hemos logrado que no se afecte su valor arquitectónico”, dijo Carlos Negrón Roche, inspector residente de Adorno Arquitectos y quien estuvo a cargo de la supervisión diaria del proyecto. Con la remodelación, sostuvo, el teatro de la universidad queda en las mismas condiciones que otros teatros históricos en Estados Unidos.

Por su parte, el doctor Luis A. Ferrao Delgado, rector interino de la UPR, recinto de Río Piedras, sostuvo que con la reapertura del teatro se abre la posibilidad de que producciones de envergadura mundial se presenten en el país.

“Esperamos, durante las presentaciones de ‘Hamilton’, estar ya en condiciones de confirmar con nombre y fecha las producciones que albergaremos durante el año próximo, entre las que figuran conciertos y otro granmusical. Esto, sin lugar a dudas, proyecta a nuestro teatro como un gran bastión en nuestros esfuerzos para la obtención de recursos externos para el Recinto, tan necesarios para financiar nuestra operación y continuar con nuestra misión educativa”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios