Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El también director y músico narra su formación como artista.

Llegar por primera vez a la casa del actor, director y escritor Gil René Rodríguez requiere un poco de paciencia. No es que sea tan lejos de la zona metropolitana; ubica en el campo de Trujillo Alto, pero el camino tiene muchas curvas y recovecos. Cuando por fin arribas y lo encuentras esperando por ti a la entrada de su santuario, sientes que llegaste a un escondite. Al cruzar hacia el balcón es difícil ocultar el asombro. Todo lo que rodea el hogar es un verdor espeso. A lo lejos, está la vista de El Yunque y se percibe una paz muy grande. Es una tentación preguntarle, ¿pero y cómo sales de aquí por la mañana? “No salgo”, contesta con cara de travieso. Gil René valora inmensamente su hogar.


💬Ver 0 comentarios